viernes, abril 30, 2004

Comentario del día sobre chismes cinematográficos (II): Lars sigue haciendo de las suyas y torturando a sus actores a más no poder. Me he enterado que John C. Reilly abandonó el set de Manderlay porque había una escena donde un burro moría realmente. Lo tuvieron que cambiar por Zeljko Ivanek (el que hizo al que tiene la camioneta en Dogville). Es una lástima porque Lars tenía la idea de introducir actores que trabajan con Paul Thomas Anderson en sus películas (ver liga donde Lars y Paul se aman mutuamente), pero como que John C. Reilly salió muy escrupuloso.

La película está casi completamente filmada y será exhibida en Cannes en 2005. Eso implica que la veré hasta el 2006. Tendré que esperar 2 años para ver otra película de Lars. Sufro.

Comentario del día sobre chismes cinematográficos (I): Según mis fuentes localizadas en Barcelona, ayer y hoy Peter Greenaway estuvo filmando la segunda parte de The Tulse Luper suitcases. Unas escenas las realizó en un hospital y otras en Gerona donde parece (solo parece) filmó la secuencia de una boda gay. ¿¿¿¿¿¿Será cierto????. Espero verla algún día ya que en México ni siquiera la primera parte ha sido estrenada.

miércoles, abril 28, 2004

Comentario cinematográfico del día: Hoy fui a ver Calendar girls (Chicas de calendario) de Nigel Cole. La película está basada en un hecho real de un grupo de mujeres inglesas de edad madura que hacen un calendario. Esta anécdota no tendría nada de peculiar si no fuera por el hecho de que aparecen desnudas. Como viven en un pueblo pequeño perdido en la campiña inglesa, los escándalos no se hacen esperar aunque se llevan de una manera muy chusca. El manejo, al menos en la primera parte de la cinta, recuerda mucho al filme anterior de Cole Saving Grace (El jardín de la alegría) con Brenda Blethyn como una mujer que para resolver sus problemas económicos se dedica a sembrar marihuana.

Sin embargo aquí hay un cierto toque melodramático que cambia el tono de la comedia. Desafortunadamente esta parte le resta fuerza a la cinta que mantenía un ritmo constante del humor irónico inglés. Por otra parte, las actuaciones tanto de Helen Mirren como de Julie Walters son de primera. Ver a estas dos actrices clásicas del cine y del teatro inglés reunidas en los papeles protagónicos compensa el boleto y los altibajos del guión. Por otra parte la fotografía es luminosa y bien cuidada, resaltando las imágenes del calendario y de la comarca de Yorkshire donde se desarrolla la película.

Una buena comedia inglesa para reírse un rato.

Comentario del día sobre una pregunta aparecida en el tag hace unas semanas: A petición del público cautivo que ha estado muy interesado en estas cuestiones responderé a una pregunta que yo creo muchos habían tenido en la cabeza pero que por una u otra razón no me la habían formulado. Rubén hizo el favor de poner las cartas sobre la mesa. Esa pregunta es: ¿por qué estudié Química en lugar de haber cursado comunicaciones o dirección de cine?.

La respuesta no es sencilla a primera vista. Antes debo hacer la aclaración entre dos cosas que se parecen pero no son lo mismo: mis intereses profesionales y mis pasiones. Como parte de mis intereses profesionales estaba el cursar una carrera en el área de Química, en la cual yo tenía amplias habilidades mientras cursaba la prepa. Además tuve la oportunidad de ganar varios concursos en esta ciencia de manera que ya tenía yo un trecho andado cuando entré a la carrera. En los casi cinco años que pasé en Monterrey estudiando la Química fue odiada, amada, idolatrada, comprendida, rechazada y convertida en un objeto indeferente (todo eso de manera aleatoria) por mí. Al final me gradué satisfactoriamente y enfoqué mis esfuerzos hacia el área de la química que más me gusta: los materiales.

Por otra parte yo asistía a las muestras de cine desde que tenía 16 años (todavía vivía en Xalapa). Recuerdo que mi acercamiento al cine se dio en la adolescencia, específicamente después de ver Forrest Gump. A partir de allí comencé a ir más seguido al cine y mi manera de enterarme acerca de las películas que se estaban produciendo o que eran aclamadas en los festivales eran por las notas del periódico en la sección de Sociales. El internet (mi arma más poderosa para acopio de información actualmente) era una palabra desconocida para mí. Cuando llegué a Monterrey descubrí la red, el acervo cinematográfico del Tec y la Cineteca de Nuevo León.

Recuerdo que antes Parque Fundidora en Monterrey era un lote baldío. La Cineteca se encontraba perdida dentro de una selva oscura de matorrales y fierros viejos. Cobraban poco y poca gente iba. La empezaron a invadir cuando metieron iluminación y pavimentaron bien los accesos. Había un tiempo en que cada semana la manera de llegar a Cineteca cambiaba. Una vez tuve que rodear todo el auditorio Coca Cola para llegar a ver Magnolia por segunda ocasión. Le subieron en un año el boleto de $28 (enero 2002) a $40 (diciembre 2002). Cuando empecé a ir creo que pagaba $22. Debe estar al doble ahora.

Aunque no iba muy seguido a Cineteca (el transporte, el costo, los deberes de estudiante) llegué a ver grandes películas allí en pantalla grande: The thief, the cook, his wife and her lover (EL cocinero, el ladrón, su esposa y su amante) de Peter Greenaway, Casablanca de Michael Curtiz, Touch of evil (Sombras del mal) y Citizen Kane (Ciudadano Kane) de Orson Welles, Hostsonaten (Sonata de otoño) de Ingmar Bergman, entre otras. Descubrí a nuevos directores en las muestras de cine como Wong Kar - Wai al ver In the mood for love (Deseando amar), Darren Aronofsky con Requiem for a dream (Réquiem por un sueño) y Walter Salles Jr. con Central do Brasil (Estación Central). Incluso gané el segundo lugar en un concurso de crítica de cine organizado por la Cineteca al escribir sobre Rosetta de los hermanos Dardenne. En el Tec logré ver el Dekalog (Decálogo) completo de Kieslowski, Los olvidados de Luis Buñuel o Underground de Emir Kusturica.

El cine es mi gran pasión, es la forma de vivir muchas vidas sin dejar de vivir la película propia. Hay una especie de encantamiento en la pantalla que lleva a conocerse y a pintar la realidad con luces distintas a las habituales. La química es mi manera de aproximarme al conocimiento del mundo, es la respuesta racional y formuladora de nuevas preguntas para el avance y comprensión (al menos desde el ángulo científico) sobre lo que pasa alrededor. Willard Quine, un lógico de principios del siglo XX, decía que las emociones, los sentimientos y la conciencia se deben a cambios microfísicos en las estructuras orgánicas. Hoy la química ha llegado a descifrar el alfabeto con el que la vida se codifica, y avanza en comprender cómo los impulsos nerviosos (sustancias químicas) transmiten e interpretan la información (más química) dentro de las redes neuronales (sigue la química) que existen en el cuerpo. En algún momento el amor, el hambre, el dolor, e incluso, hasta el hecho de creer en una divinidad, podrán escribirse mediante reacciones químicas. ¿Esto nos dará la llave para entender al mundo y entendernos a nosotros?. Tal vez no del todo, pero sí empezarán a correrse los velos que esconden apenas el portal de la gran estructura en la que estamos inmersos y que nos empeñamos en nombrar como "realidad".

En sí, mi búsqueda ya sea en el cine o en la ciencia es la investigación natural y eterna que ha hecho el ser humano desde que empezó a pensar: respuestas para él mismo. Hay momentos en que he estado más sumergido en la química, hay otros que lo he estado más en el cine. En esta parte de mi vida, creo que la balanza se inclina hacia el cine. Creo que podré seguir viviendo así un rato más, pero algo me dice que en cierto punto serán como dos trenes que chocarán inevitablemente. Deberé escoger entre una de esas actividades si es que deseo dar un paso contundente en alguna de ellas.

En el caso del cine estoy ya en el umbral de entre ser un espectador, un cinéfilo que ve películas sin parar, o convertirme en alguien que se dedique al estudio sistemático del cine, ya sea realizándolo o criticándolo pero de manera profesional y no empírica como ha sido hasta el momento. En el caso de la química, estoy en el punto que debo decidir encaminar mis esfuerzos hacia alguna área en particular, algún grupo o tópico de investigación para un posible posgrado. Eso implica retomar mis libros, estudiar otros más avanzados y mantenerme informado de los avances hasta el momento. En ambos casos estoy en un estado de semi parálisis.

Tal vez está pronto el momento en el que los trenes tengan que chocar. De alguna u otra manera he corrido con suerte y a lo largo de mi vida las piezas del rompecabezas se han acomodado por sí solas. Tengo fe que así suceda actualmente y decidir en aquello que sea lo que más me llene y por lo tanto, con lo que pueda vivir sin aburrirme y con ganas de explorar nuevos territorios y luces.

Bertrand Russell decía que había que salir de los límites amurallados que constituyen nuestras ideas prefabricadas. Solo perdiendo el miedo a lo desconocido y a formular preguntas los límites personales podían hacerse más grandes hasta abarcar al universo mismo. En ese momento, Russell expresa que el ser humano se convierte en ciudadano del universo. Y al final, independientemente del cine o de la ciencia, es lo que a mí me gustaría es pertenecer a esa clase de ciudadanos. Lo único que me falta es encontrar la vía adecuada.

martes, abril 27, 2004

Comentario cinematográfico del día: El domingo vi Thirteen (A los trece) de Catherine Hardwicke. Es la historia de una chava, Tracy (Evan Rachel Wood), quien entra a la adolescencia y empieza a imitar a una de sus compañeras, Evie Zamora (Nikki Reed coautora del guión). En la búsqueda de ser aceptada y convertirse en una persona tan popular como Evie, Tracy incluso permite que llegue a vivir a su casa y controle su vida. A partir de aquí la cinta cae en varios lugares comunes, aunque sin la simpleza de la mayoría de películas de adolescentes que comúnmente se ven.

Las actuaciones de Evan Rachel Wood y Holly Hunter como la madre de Tracy son muy buenas. En especial Evan, quien tiene una fuerza fenomenal en su mirada. Toda la película la sostiene a través de sus ojos, de esa expresión entre angelical y perdida que muestra en cada uno de sus movimientos. Espero no equivocarme y dentro de unos años estar frente a una actriz consolidada, pues tiene todo el potencial.

Comentario sobre descomposturas imprevistas del día: No he comentado acerca de la película de Emir Kusturica que se iba a proyectar el sábado en el cineclub. Desgraciadamente se tuvo que cancelar la proyección de última hora porque se tronó el proyector. Es una lástima. Ojalá y pueda ser exhibida en un ciclo posterior.

Por lo pronto, espero que sí funcione para poder ver de nuevo Prospero's Books (Los libros de Próspero) de Peter Greenaway. Juro que es la única película de la que he salido con los ojos adoloridos después de la cantidad gigantesca de imágenes que tiene. Con esta cinta empieza el ciclo de Peter Greenaway que durará todo mayo.

lunes, abril 26, 2004

Ma vie en rose
(Mi vida en rosa) . Director: Alain Berliner (1997). País: Bélgica.

En la búsqueda de la identidad del individuo, sea personal, moral, profesional o sexual, el camino por recorrer muchas veces implica rechazos dentro de una sociedad que responde más a estereotipos y paradigmas establecidos, que a una reflexión profunda acerca del porqué de sus creencias. En el caso de Ludovic (Georges du Fresne), la situación es más que peculiar: es un niño que cree que cuando sea grande se convertirá en mujer. A partir de esta premisa, la cinta por medio de la comedia enfrentará al espectador a cuestiones como la tolerancia, la definición de uno mismo y la manera en como se dan los patrones de aceptación en la sociedad.

La familia de Ludo es nueva en el barrio. Su padre acaba de adquirir un trabajo y para ello organiza una fiesta para presentar a su familia. Es la primera vez que vemos a Ludo vestido de niña causando obviamente un impacto entre la familia y los vecinos. El incidente es minimizado hasta que Ludo empieza a fantasear con uno de sus compañeros de la escuela acerca de cuando crezcan podrán casarse y escenifica una “boda” entre él y su amor futuro. El clímax de la escena sucede cuando la mamá de éste descubre a Ludo a punto de besarlo. A partir de aquí el rechazo hacia él y su familia se acrecentará por creer que Ludo es un pervertido.

Sin embargo, no es una cinta acerca de un niño que pasa a la adolescencia y descubre su sexualidad. Ludo apenas tiene 6 años. Incluso cuando escriben afuera de su casa la palabra “marica” su padre le explica que el significado de esa palabra mostrándole un matamoscas y diciéndole: “esto es un marica”. A pesar de todo, sus acciones están motivadas por su propia inocencia, por sus fantasías de convertirse en niña cuando crezca así como todos los demás niños desean ser bomberos o astronautas al ser mayores.

En una cinta que apela a la búsqueda del lado femenino, los roles interpretados por mujeres son memorables. La abuela (Hélène Vincent), contrario a lo que se podría pensar, es la parte más liberal de la familia: propone que Ludo pueda vestirse como él quiera, pues así se siente a gusto siendo de esa forma. Hanna (Michéle Laroque), la madre, aunque al principio permite que Ludo se exprese como él desea, conforme va escalando el ataque en contra de su familia se vuelve más hostil con él. No puede soportar que no sea como los demás niños, le prohíbe intentar vestirse de mujer e incluso llega a cortarle el cabello para que parezca niño. No es que Hanna sea una madre castrante o no quiera a su hijo, solo que no es capaz de entenderlo pues lo cree el provocador de los problemas de la familia. Hanna solo desea protegerlo aunque obre en contra de la voluntad de Ludo.

Por último está Pam (Délphine Cadet) una especie de muñeca Barbie tamaño familiar que es el objeto de adoración de Ludo. Él conoce los pasos y la letra de la canción del mundo rosa de Pam (ilustrada en una secuencia de baile muy chistosa), quien se vuelve su amiga imaginaria, una especie de hada madrina que lo protege. En las últimas secuencias, el mundo de Pam contrasta contra el de Hanna puesto que mientras que el de la primera está lleno de colores vivos (muchas tonalidades de rosa), el de la segunda solo ofrece tonalidades grisáceas y simples. Éste es un logro de la fotografía de la película que llega a mostrar efectivamente el contraste de los estados de ánimo por los que Ludo transita.

La película es fácilmente digerible debido a su manejo hábil de la risa y los momentos chuscos para liberar la tensión en el espectador sobre el tópico de la búsqueda de uno mismo. El guión se arma de manera inteligente dejando a un Ludo redimido al final de la cinta, a un episodio de aceptación y un cierre de cuento de hadas. Ma vie en rose es un caso donde lo más importante es atreverse a ser quien uno es, sin miedo, sin temor a lo que dirán los demás. Es una fábula que abre la puerta a un nuevo nivel de aceptación, de reconciliación con uno mismo y con la vida. Ser quien se quiere ser es de los hechos más bellos con los que se puede vivir.

Datos curiosos:

- La guionista de la película creía en su infancia ser un niño. Hasta que llegó a la adolescencia se dio cuenta de que era una niña.
- El actor que interpreta a “Ludovic” es hijo de actores. Curiosamente esa fue la parte más difícil del casting: escoger a un niño lo suficientemente capaz de no ser influido fuertemente por el personaje.
- Es el primer largometraje de Alain Berliner.
- La canción que es el tema de la película se llama “Rose” y la canta Zazie, quien también tiene una versión muy peculiar de “La vie en rose” de Edith Piaf.

Comentario notificador del día: He comprado computadora nueva. Espero normalizar el ritmo de posteo tan pronto tenga mis archivos (y por lo tanto mis bosquejos) pasados en el nuevo equipo. Por lo pronto éste el primer post que hago desde ella. La anterior se llamaba HAL 9000. Ésta es HAL 9000 v2.0.

jueves, abril 22, 2004

Comentario del día sobre estampas leonesas (I): Uniéndome a ese blog que destila una deliciosa corrosividad publicado por Rebeleon, comentaré sobre "el escándalo del cartel". Hace un par de días salió una carta en el A.M. (el periódico local) en primera plana protestando acerca del cartel propuesto para el Festival Cervantino de este año.

Dicha carta, escrita por un señor llamado, Javier Badillo en lugar de protestar utilizando argumentos técnicos, de estilo o de contenido discurre en un largo alegato rayano en el berrinche. Patalea y grita diciendo que cómo es que ahora se va a permitir que en el cartel se exhiba a un Cervantes con aspecto gay, tatuado y con piercings. Pregunta qué es lo que pensará el obispo o el gobernador y termina invocando a Cervantes e Ibargüengoitia, quienes para él seguramente estarán revolcándose en sus tumbas. Su cierre es magistral: el plagio que hace de las primeras líneas del Quijote para dramatizar su indignación.

Habrá que hacer algunas precisiones y preguntas:
- ¿Cuál es la autoridad de Javier Badillo (entiendo que es un productor de espectáculos musicales) para que su carta a A.M. (que por lo general aparecen en las páginas 2 o 3) se publique en primera plana?
- ¿Qué línea editorial da a entender A.M. con la publicación de dicha misiva en primera plana y luego utilizar su espacio para ahondar en "el escándalo del cartel"?
- ¿El obispo tiene experiencia en diseño?, ¿es asiduo asistente a los espectáculos del festival?, ¿participa directamente en su organización?
- Si Badillo cita a Ibargüengoitia hay una novela que le debería ser muy familiar: Estas ruinas que ves. Podrá reconocer a León caricaturizado en su pensamiento retrógrada, conservadurista y cerrado.
- También hay otra novela que no ha perdido actualidad: Las buenas conciencias de Carlos Fuentes. Ahí Fuentes justifica la ubicación de su novela en Guanajuato pues considera que sus habitantes son lo suficientemente buenos para ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo. Aparentar es más importante que ser.
- Por último, la utilización del adjetivo "gay" hacia la imagen del "Cervantes". Pareciera que se utiliza como peyorativo. Hoy salió de nuevo una nota descalificando al cartel por parecer publicidad de "antro gay". ¿Cuál será la idea de lo "gay" para estas personas?: ¿decadencia, inmoralidad, depravación?...

Mi opinión acerca del cartel es que es pobre en su imagen. Se me hace como el Padre Amaro de los carteles: vacío, sin mucha sustancia pero provocador. Sirve para llamar al escándalo y hacer que todo mundo se ponga a hablar del Cervantino desde ahorita (lo cual no es mala idea), pero como imagen del festival creo que se queda corto. No soy experto en diseño, pero no me desgarraría las vestiduras por él. Al final creo que no importa tanto dicho afiche, si no mas bien el destape de la cloaca de argumentos llenos de podredumbre y cerrazón mental. Todavía hay gente que desearía que la Inquisición existiera.

Es una lástima que a raíz de un festival dedicado a la difusión de la cultura lo que más brille sea la ignorancia.

Comentario del día sobre estampas leonesas (II): Siguiendo con las invectivas hacia el pueblo atrasado, hace unos días hubo una trifulca en el estadio León en el partido León vs Celaya. Para los que no estén enterados el León está al borde de la quiebra ya que su dueño, Carlos Ahumada, no se puede hacer cargo de él por obvias razones. Ha habido una campaña para ir a apoyar al equipo de manera que el estadio se llene y pueda sostenerse por medio de las entradas.

Lo más curioso es que lejos de ser el escenario de un entretenimiento deportivo se convirtió en escena de batalla. ¿Vale la pena rescatar un equipo (con dinero del Estado y del municipio) para que se convierta en una cueva de cavernícolas?. Aparecen luego recién salidos de la cárcel como si hubieran realizado una gran hazaña. Parece que es más llamativo preocuparse por un puñado de pre humanos que por problemas de importancia para la ciudad: el transporte, la ampliación y construcción de vialidades, el suministro de agua.

Claro, al pueblo pan y circo. No vayan a tener que molestarse en pensar y pedir a las autoridades que hagan su trabajo.

Comentario obsesivo del día (II): Sí, confirmado, los rumores fueron ciertos. 2046 de Wong Kar Wai será estrenada en Cannes en la selección oficial este año. Este año las películas en competencia van desde las apuestas seguras como los Coen, Kusturica, Wong o Salles hasta Shrek 2 y nuevos realizadores asiáticos que podrían dar la sorpresa. Sin embargo, viendo que Quentin Tarantino será el presidente del jurado y la admiración que profesa hacia Wong, puede ser que este sea el año en que por fin se lleve la Palma de Oro a la mejor película.

Habrá que estar atento a las noticias.

Comentario obsesivo del día (I): Ayer fui a ver de nuevo Dogville de Lars von Trier. Pude enfocarme más en los diálogos y la construcción estética de la película. Es fascinante como Lars ambienta el 4 de julio, la caída del polen, la nevada o la neblina sobre el pueblo. Y al final los diálogos sobre la arrogancia, sobre la misericordia vista como lástima ante la impotencia de la bondad en los seres humanos.

Ya quiero ver Manderlay.

lunes, abril 19, 2004

Comentario del día sobre nuevas oraciones: Como preludio a mi contestación a Rubén y a la finalización de mi ciclo de reseñas sobre el tema del clóset, dejo una oración que hoy inventé en uno de los descansos de la filmación. Cualquier parecido con otra es mera coincidencia:

Lars nuestro,
que estás en Dinamarca,
glorificadas sean tus películas,
venga tu Dogma,
proyéctense tus cintas tanto en Europa como en México,
danos hoy nuestro Dogville de cada día,
perdona nuestro mal gusto
como también nosotros perdonamos a los que hicieron Matrix,
no nos dejes caer en Hollywood
y líbranos de Mel.
Amén.

Comentario del día acerca de finales: Ayer domingo se terminó de filmar prácticamente el corto que estoy preparando con Vero, Matute y Mayela. Todo el día fue de locación y estuvo extenuante. Creo que el trabajo ha valido la pena: hoy hubo accidentes, fastidios, cansancios, ya cada uno empezaba a verse sospechosamente pero las imágenes conseguidas han sido satisfactorias.

Eso sí todo mundo quiso meter sus influencias: Greenaway, Tarkovsky, Resnais, Kubrick, von Trier, Medem, Kieslowski, Wong, Dreyer, Truffaut y hasta Fellini (cortesía del director Matute). Creo que el veredicto final ya lo tendrá la edición, y por si fuera poco, ya hay compositora para la música del corto.

Más detalles cuando la producción finalice.

Comentario obsesivo del día: Los rumores cada día son más fuertes. Que si ya la terminó, que si todavía puede ser que le falte algo de edición, que si hay escenas pendientes. No lo sé, pero parece, parece que todo apunta a que 2046 de Wong Kar Wai será estrenada en Cannes este año.

No es raro que Wong termine sus películas con Cannes a la vuelta de la esquina. La secuencia final de In the mood for love se agregó a la película apenas unas horas antes de su exhibición. ¿Se repetirá la historia?. Esta semana será anunciada la selección oficial así que habrá que estar a la expectativa.

Si los rumores se confirman empezará mi cuenta regresiva (que por lo general toma un año) para poder ver la nueva cinta del mejor director asiático del momento.

domingo, abril 18, 2004

Comentario obsesivo del día (II): Ha llegado a León (pueblo atrasado pero parece que con esto se redime un poco) Dogville de Lars von Trier. Para mala suerte está solo en una sala del Cinépolis y en otra del Multicinemas, ambas en un solo horario. Hoy hice publicidad en el cineclub para que la gente la fuera a ver porque de seguro solo durará esta semana. Yo espero ir pronto a verla de nuevo.

Comentario obsesivo del día (I): Ya me llegó mi autoregalo de cumpleaños (con dos semanas de adelanto): el disco con la selección de algunas partituras de Michael Nyman para las películas de Peter Greenaway. La música es sublime y el minimalismo de Nyman hipnotiza al oído. Hay melodías tiernas, otras lúdicas, unas más ceremoniosas pero al final no dejan de tener esa genialidad de uno de los más grandes músicos contemporáneos como lo es Michael Nyman.

Un disco que tenía casi 5 años con ganas de comprar... al fin en mis manos.

sábado, abril 17, 2004

Comentario cinematográfico del día (IV): Antes de pasar al comentario de la película escribiré un poco sobre los cambios que ha habido en el cineclub. Esta semana afortunadamente estrenamos instalación eléctrica, pintura, focos y ventilación. Se cuenta ya con un lugar más adecuado y cómodo para proyectar las películas todos los sábados. Ahora lo que sigue es tener otra función o un lugar más grande o ambos.

Regresando al comentario sobre la película Bure baruta (Barril de pólvora) de Goran Paskaljevic es una colección de viñetas acerca de la vida de un grupo de personajes en Belgrado, durante la guerra de Kosovo. Aunque nunca existe una escena de combate, la guerra se libra entre cada uno de los caracteres que conforman la película. Con una visión pesimista, cada historia empieza mal y termina peor. Una larga noche parece cubrir toda la cinta. La locura, la desesperación y la venganza terminan sobreponiéndose sobre los pequeños destellos de reconciliación, amor y perdón que de vez en cuando se asoman.

El filme, a pesar de su humor negro y la contundencia con la que se manejan algunas de las historias, termina siendo flojo al final. Más que espiral de violencia, se asiste a una caída libre, a un terreno sin esperanza sin mañana donde todos quedarán ciegos, pues al aplicar el ojo por ojo no habrá quien vea más.

Comentario cinematográfico del día (III): Como platillo final vi Short cuts de Robert Altman. La motivación principal para ver esta cinta era quitarme las dudas acerca de cuánta influencia (o plagio) había ejercido sobre Magnolia de Paul Thomas Anderson.

De entrada, Short cuts se queda en el rango de "influencia". Con esto me refiero a una cinta de la cual P.T. Anderson se inspiró en algunos elementos sin transcribirlos hacia su película. Mientras que en Magnolia existen diversas historia dentro de una historia mayor, Short cuts muestra situaciones independientes que se entrelazan pero no forman estrictamente parte de un todo. Altman maneja y moldea a sus actores de manera que cada personaje es completamente distinto del otro. Todos llenan la pantalla según la escena que les corresponda. Lo más importante es que a pesar de la complejidad del guión de la película, Altman en ningún momento abandona o minimiza la atención sobre cada historia en particular.

Si en Magnolia los lazos entre los personajes se van construyendo en toda la película, en Short cuts son evidentes desde la primera media hora. Se ve como cada uno va desnudando su alma durante la cinta. Actuán de manera cotidiana: pueden ser nuestros propios vecinos, la gente con la que nos topamos todos los días, aquel con quien nos cruzamos por casualidad. Ese es el mayor logro de Short cuts: su naturalidad y su sencillez dentro del caos en el que los personajes están inmersos.

Comentario cinematográfico del día (II): El viernes vi My beautiful launderette(Mi hermosa lavandería) de Stephen Frears. Curiosamente también aquí hay una historia de amor entre un inmigrante y un local, pero en este caso se trata de Omar (Gordon Warnecke) y John (Daniel Day Lewis). Omar es hijo de un inmigrante paquistaní y trata de ganarse la vida con su tío. Su objetivo es hacerse de dinero y para eso tiene el sueño de cambiar la ruinosa lavandería del tío en un sitio más agradable. Al encontrarse con John además de echar a andar la lavandería, termina enamorándose de él.

La cinta se desenvuelve en varios niveles: el racial, al plantear la problemática de los inmigrantes en Inglaterra y cómo son literalmente odiados por la población local. Por otra parte, John termina convirtiéndose en empleado de Omar, lo que invierte los papeles que típicamente les deberían corresponder. Aparece el nivel social - económico donde se hace una crítica al régimen de Margaret Tatcher que tuvo como consecuencias la creación de numerosos desempleados y por tanto, en el caso de los jóvenes, la presencia de bandas. Y por último, el nivel erótico - sexual donde la relación de los protagonistas siempre se mantiene en secreto pero es el motor por medio del cual la historia avanza.

Frears consigue una cinta emotiva y conmovedora. Las escenas entre
Omar y John se encuentran impregnadas de una ternura inmensa. El elemento ochentero en el diseño de producción se encuentra expresado a su máximo.

Una cinta ampliamente recomendable.

Comentario cinematográfico del día (I): Comienzo mi serie de comentarios acerca del maratón de películas de esta semana. Tal y como estaba planeado vi Angst essen Seele auf (El miedo devora las almas) de Rainer W. Fassbinder. El director no se anda con rodeos y en los primeros minutos de la película provoca el motivo que será el centro de la trama: la relación amorosa entre una mujer madura y un inmigrante marroquí. Los personajes se enamoran a primera vista y deciden casarse. A partir de aquí la envidia, el desprecio y el asco de los personajes que rodean al personaje de Emmi: sus hijos, sus compañeras de trabajo, las vecinas (viejas urracas, fodongas y chismosas) se harán patentes.

Fassbinder maneja de manera magistral los sentimientos de sus personajes: los hace repugnantes, luego compasivos y avergonzados y termina por introducir el racismo y el rechazo dentro de su pareja principal. Apasionante por la contundencia de sus escenas y el retrato meticuloso que hace de cada uno de sus caracteres,
Angst... desenmascara y exhibe sin tapujos la hipocresía de la sociedad. La influencia de Fassbinder es clave en directores como Todd Haynes (en Far from heaven) y François Ozon (Gouttes d'eau sur pierres brûlantes).

Una excelente decisión en mi maratón de películas de la semana pasada.

jueves, abril 15, 2004

Comentario prospectivo del día: Hoy seguiré mis jornadas cinefílicas nocturnas con Angst essen Seele auf (El miedo devora las almas) de Fassbinder. El título me impacta y aunque voy a ver la película por primera vez, estoy convencido de las implicaciones del nombre: realmente me ha tocado ver y vivir como los espíritus son consumidos por el miedo.

A ver qué tal.

Comentario cinematográfico del día: Ayer vi, ya de manera completa, Hiroshima, mon amour (Hiroshima, mi amor) de Alain Resnais. Es sorprendente cómo una película se puede sostener con solo dos personajes y unos cuantos escenarios. Esto se debe al guión hipnotizante de Marguerite Duras y a la dirección absorbente de Resnais. La secuencia inicial es genial: jump cut tras jump cut alternando escenas de la pareja protagonista sobre recreaciones de la tragedia de Hiroshima, y con la voz en off de Emmanuelle Riva, la actriz principal. Estremecedora.

La película juega con espacios reales, imaginados, sacados de sueños, delirios y premoniciones. Una historia de amor que se cuenta en solo 2 noches pero con una profundidad y emotividad que se ve pocas veces en la pantalla. Al concluir la película los diálogos finales, después de haber transitado por los ambientes de ensueño de la cinta, noquean al espectador.

Definitivamente una de mis favoritas, así como uno de los filmes más grandes e influyentes de la historia del cine.

Comentario del día sobre fe de erratas: Para los que se dieron cuenta, que tal vez no hayan sido muchos, di el crédito equivocado. My beautiful launderette es de Stephen Frears, no de Jim Sheridan. Ya se encuentra la información corregida.

miércoles, abril 14, 2004

Comentario del día sobre embaucamientos cinematográficos: El día de hoy fui al Videocentro de Don Pedro que está lleno de todas aquellas películas que he querido ver en mi vida y que por alguna extraña razón no he visto. Aprovechando que no hay estreno cinematográfico que valga la pena esta semana en cartelera, y que el miércoles es de 2 x 4 en el videoclub caí por asalto. Renté:

- Hiroshima, mon amour (Hiroshima, mi amor) de Alain Resnais que no he podido terminar de ver y hoy espero completarla. Ésta y Les quatre-cents coups de Truffaut marcan el inicio del movimiento Nouvelle Vague en el cine.
- Angst essen Seele auf (El miedo devora las almas) de Rainer W. Fassbinder. Heredero de la tradición del melodrama destapador de hipocresías de Douglas Sirk, es una historia de amor entre una alemana y un argelino con todas la implicaciones raciales y clasistas que esto implica.
- My beautiful launderette (Mi hermosa lavandería) de Stephen Frears. Obviamente no podía dejar de rentar algo gay. La historia de amor entre dos chavos, uno de ellos Daniel Day Lewis en sus años mozos.
- Short cuts (Vidas cruzadas) de Robert Altman. La película de 180 min sobre destinos que se intersectan que inspiró a Paul Thomas Anderson a hacer su película de 180 min sobre destinos que se intersectan llamada Magnolia. ¿Copia o influencia?, es lo que intentaré descubrir.

Por si fuera poco (y aquí viene la argucia) Don Pedro que nunca en su vida me había visto detectó mi exacerbado gusto hacia el cine. Terminó vendiéndome Hong gao liang (Sorgo rojo) de Zhang Yimou. La próxima semana me llega.

lunes, abril 12, 2004

Comentario del día sobre las relaciones hombre - mujer, mujer - hombre o masculino - femenino como dijera Godard: El sábado pasado me tocó vivir una situación típica de las diferencias de construcción, reacción y acción del pensamiento de dos seres de sexos opuestos, quienes además viven una relación amorosa. Escribo la situación que observé manteniendo la privacidad de los protagonistas. Él es "H", ella es "M" y yo soy "Y". Las acotaciones entre paréntesis, sobra decirlo, son enteramente mías:

M - Oye Jesús, ¿podrías ayudarme a picar la cebolla y el queso?
Y - Claro que sí, alcánzame lo que quieres que corte.
M - Aquí tienes (me entrega cebolla y quesos). Nada más que pártelos con dos cuchillos diferentes para que no se pase el olor.
Y - Por supuesto (es entendible: el orden femenino), si no, parto primero el queso, lavo el cuchillo y luego sigo con la cebolla (practicidad masculina: el queso huele menos que la cebolla, así que el cuchillo no se impregna con el olor).
M - Está bien. Parte un poco del queso en rebanadas y la otra en cuadros. La cebolla en rodajas, por favor (estética femenina: la comida además de saber bien debe verse bien).
Y - OK (triunfalismo masculino con persuasión femenina: partiré el queso y la cebolla como yo quiero y ella creerá que lo hice como ella quería).
M - Amor, ¿y tú que vas a hacer? (comodidad femenina).
H - (Impavidez masculina ante tarea culinaria).
M - ¡Ah ya sé! Puedes lavar los trastes después de que comamos. ¿Eso sí lo puedes hacer verdad? (desconfianza femenina).
H - Sí, yo me encargo (seguridad masculina: unos platos no son nada en contra mía).

(M pone la mesa. Charlamos y comemos... hasta llegar al momento de la lavada de platos. De pronto, M se pone a lavarlos (impaciencia femenina) y H sigue charlando (conchudez masculina) a pesar que en un inicio había quedado de lavar la vajilla).

M - (molesta) ¿Ya viste Jesús quién está lavando los platos (vocación de mártir femenina)?.
J - (neutra ambigüedad) Sí, lo veo.
H - (Sentimiento masculino de metí la pata) Déjalo, yo los lavo.
M - No, ya no (dignidad femenina). ¿Ya ves Jesús cómo son los hombres? (estado último de indefensión femenina).
H - ¿Pero yo qué hice? (visible confusión masculina con cara de yo no fui).
J - (pérdida de la ambigüedad, seguido de ¡ah, yo también soy hombre!) ¡Y las mujeres!

Al final, silencio. Otra escena de la batalla de los sexos (con un tercero en discordia) ha sido representada.


Comentario cinematográfico del día: Ayer vi Nennette et Boni (Nennette y Boni) de Claire Dénis. La cinta muestra la historia de dos hermanos (los nombrados en el título): Nennette (Alice Houris) está embarazada y no quiere tener a su hijo, mientras que Boni (Grégoire Colin) vive la vida como puede y está obsesionado con la panadera del barrio. A pesar del tono melodramático que pudiera adquirir la trama, hay un estudio muy interesante acerca de la relación entre los hermanos y su padre, presente y ausente a la vez en la vida de los dos. Con algunas tramas que no cierran como la propia historia de la panadera o un intento de crítica social hacia los emigrantes africanos a Francia, Nennette et Boni sobresale por el planteamiento naturalista de dos seres que aunque son consanguíneamente cercanos nunca logran rebasar el abismo que les ha mantenido separados en sus vidas.

domingo, abril 11, 2004

Comentario cinematográfico del día: El sábado vi La double vie de Véronique (La doble vida de Verónica) de K. Kieslowski. Era la única película que me faltaba entre su Dekalog (Decálogo) y la trilogía de los colores. La narración es intensa y la actuación de Iréne Jacob en el doble papel de Verónica (una polaca y la otra francesa) llena de belleza a la cinta. La estructuración del filme sirve de puente al Kieslowski de Polonia y al que filma en Francia. La música de Zbigniew Preisner cierra el círculo en una historia donde la presencia del destino, el azar y la búsqueda de uno mismo son fundamentales.

Kieslowski prepara el camino en esta película para su trilogía posterior. Hay algo que el personaje principal transmite al decir "siento que no estoy sola en este mundo": un mundo por venir, un encuentro al que se está destinado. Y en eso radica la belleza en el cine de Kieslowski, en proporcionar la esperanza en el porvenir, en la búsqueda de la paz aunque encontrarla lleve toda la vida

sábado, abril 10, 2004

Comentario del día sobre aniversarios: Hoy se cumplen 3 años y ayer lo fui a festejar. Resultado: Home run.

Ya hacía falta.

viernes, abril 09, 2004

Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco

Ambientada en la ciudad de México de los años cuarenta, Las batallas en el desierto, es una novela corta acerca de Carlos, un niño de clase media venida a menos que vive en la colonia Roma. Sus padres son una pareja de exiliados jaliscienses que perdieron sus propiedades por simpatizar con el movimiento cristero y el cuadro lo completan su hermano Héctor y sus tres hermanas.

Novela decisiva dentro del panorama de la narrativa mexicana representa la obra mejor conocida de José Emilio Pacheco. Su brevedad (menos de setenta páginas) es mas bien signo de efectividad en el contar de una historia, pues la identificación del lector con el personaje principal es definitiva. Ha inspirado películas como Mariana, Mariana de Alberto Isaac y una de las canciones más melancólicas de Café Tacuba titulada precisamente Las batallas.

Las batallas... es la odisea de Carlos en un ambiente inundado por la hipocresía. Mientras el mundo se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial, en México se vivía la época de la institucionalización de la Revolución, de la apoteosis alemanista que bajaría la Revolución de un caballo y la subiría a un Cadillac. A la vez es un retrato de un México que existió de manera fugaz y que luego desapareció para dar pie a la “modernidad”.

La novela realiza una crítica a la relación de amor – odio que existe entre México y Estados Unidos. El mejor amigo de Carlos es Jim, un compañero de su escuela nacido en San Francisco que se comunica a la perfección en inglés y español. Por otra parte, el padre de Carlos, dueño de una fábrica de jabones, se hunde más en la miseria debido a que los gringos le están quitando el mercado. Sin embargo, todas las noches se dedica a estudiar inglés por su cuenta en un intento por cambiar la situación en la que se encuentra.

También existe un planteamiento en contra de la doble moral que era (y es) moneda de cambio en la sociedad mexicana. Mientras afuera se exaltaba la gestión del presidente Alemán, la familia lo hacía blanco de sus burlas. Carlos lo vivía en carne propia con sus compañeros: uno eran despreciado por que su familia batalló contra los cristeros, otro por que sus padres estaban divorciados y Jim, porque se rumoraba que su madre era la amante de algún político importante del gobierno.

Adentro eran pasables los excesos de Héctor. Éste militaba en las filas de organizaciones estudiantiles de ultraderecha, que se dedicaban a “limpiar” al país de la impiedad y el comunismo. Por las noches eran comunes sus excursiones a prostíbulos, o en su defecto, se divertía acosando a las sirvientas de la casa las cuales eran despedidas por andar “provocándolo”. Los escándalos se tapaban con dinero, que aunque no abundaba, nunca era poco si de conservar el honor de la familia se trataba.

El punto crítico de la novela es cuando Carlos conoce a la mamá de Jim, Mariana. El descubrimiento del otro sexo se le revela en la forma de una mujer que no es como todas las otras que ha conocido. Prepara comida distinta a la de su mamá, sus movimientos y su belleza le representan un territorio nuevo. Carlos termina enamorándose de esta mujer que rompe con sus esquemas tradicionales.

Los planos dobles en los que transcurre la narración se advierten desde el título: es tanto la descripción de los juegos de árabes contra israelíes que jugaban en la escuela de Carlos como un referente acerca de su situación. Los albores de la adolescencia en él se adivinan como estas luchas en un terreno solitario: el desierto de él y Mariana. Debe pelear en contra del miedo, en contra de que lo consideren loco, a final de cuentas él lo único que siente en ese momento es la infatuación que precede al enamoramiento.

Escena magnífica de la novela es la declaración de Carlos a Mariana. Se convierte en el punto nodal en donde los simbolismos de la narración confluyen: la búsqueda de lo desconocido, el despertar de la líbido, la ilusión (y el convencimiento) de que lo mejor es aquello que viene de fuera, y sobre todo, el enfrentamiento de los únicos dos personajes que en la novela no recurren a máscaras para presentarse. Incluso la vestimenta en esta parte los delata en su pose más natural: Carlos en ropa de estudiante, mientras que Mariana se encuentra en bata de baño, después de haber salido de éste.

Al enterarse los papás de Carlos de lo sucedido con Mariana lo tachan de loco, enfermo y pecador. Es sacado de la escuela, llevado al psiquiatra y al cura y aislado de todo contacto con sus anteriores amistades. En un ambiente plagado de falsedades, el auténtico es el anormal, el que mete la cizaña en el trigo. A partir de aquí todo cambiará para ellos.

Si antes los gringos eran los malos del cuento por haber tenido a la familia casi en la ruina y por pervertir a uno de los integrantes, se vuelven los salvadores. El papá de Carlos se asocia con ellos y la familia asciende a pertenecer a una clase acomodada. Hay una fuerte carga irónica con referencia a la historia contemporánea de México: el cambio histórico no se produce por una lucha de clases sino por una lucha de burguesías que solo desean tumbarse una a la otra. En este caso, la antigua y rancia familia jalisciense despojada de sus bienes, vuelve a acceder a la prosperidad a través de venderse al “enemigo”.

Carlos se asimila a este proceso. Atrás quedaron las escuelas, los análisis psicoanalíticos y las pláticas del cura sobre tocamientos, poluciones y pensamientos sucios. Un día por accidente la historia de lo que pasó después con Mariana se le revela. Ha desaparecido al igual que la ciudad de México en la que vivió y el mundo en el que creció. No existe más la imagen de la colonia Roma donde habitaba ni rastro de Mariana por ninguna parte. Y asimismo él ya es una figura muy distinta a quién era, así como éste país al que ni siquiera le queda el recurso de la nostalgia por épocas pasadas.

jueves, abril 08, 2004

Comentario del día sobre aniversarios cumplidos: Hoy (sí, aunque parezca que lo que vayan a leer es un tanto extraño) cumplo 5 años de llevarme con mi mejor amigo. Aclaro, es amigo, no se deje confundir por el primer post del día. Es raro acordarse de la fecha en que nos empezamos a llevar con alguien, pero en este caso así es. Fue justo un jueves de semana santa cuando nos encontramos por accidente en la escuela (yo solo había tomado 3 días de vacaciones y él no había salido). Ese día, aburridos, fuimos a rentar una película que marcaría el inicio de nuestra amistad: Le huitième jour (El octavo día). Como dato curioso también nos acompañó el que ahora es esposo de una de mis mejores amigas.

Ésta es una de la razones por las que la página se llama "We'll always have the movies". Las películas me han hecho encontrar a mis mejores amigos. Gracias por todo, Pável.

Comentario del día sobre el rating de la página: Hoy he tenido el mayor ranking del que tengo memoria. Considerando que es un día feriado veo que es mucho más atractivo publicar crónicas acerca de mis pequeñas travesuras. Por eso las pongo poco, para subir el rating cuando se necesite.

Comentario del día que se lee en segunda persona que trata sobre ñoñerías que llevan a platicar con personas que hemos visto por largo tiempo que están de muy buen ver que no saben ni cómo nos llamamos y que terminan alegrándonos el día: Son más de las 6 de la tarde, estás cansado y sabes que te falta un resto de trabajo. Se te olvidaron unas notas en la oficina y dejas el laboratorio para ir a ella. En el camino lo ves y recuerdas todos los días que te lo has topado en el comedor, de las veces que se han encontrado por la planta y de cuando lo has visto en su escuela al ir a visitar a tu mejor amiga. Ninguna de esas veces ha hecho el menor atisbo de darse cuenta de tu existencia. Sigues caminando y llegas a tu escritorio, recoges lo que ibas a buscar y cuando vas a salir te lo encuentras frente a frente. Te congelas por un instante y oyes que te pregunta:

P - ¿Ya se fue el Dr. R?
J - (Aprovechas para tomar un respiro) Sí, él se va a las 6 de la tarde todos los días, lo encuentras hasta mañana.
P - Es que ando buscando a alguien que me ayude con un problema que me dejaron en la escuela (te enseña la hoja donde está escrito el problema). ¿Tú sabrías quién me puede ayudar?.
J - (Lo lees, es un problema de química que eres capaz de resolver desde que estabas en el segundo año de la prepa) Yo te podría ayudar solo que en estos momentos estoy un tanto apurado (te haces el interesante).
P - Ah bueno, si quieres te veo mañana... el problema lo entrego el martes.
J - (Reviras) No, no te preocupes. Solo tengo que preparar unas soluciones en el laboratorio (estás hasta la madre de trabajo) que a lo mucho me tardo quince minutos (quieres decir media hora). Puedes buscarme ahí en un rato más (ráptame y llévame a donde quieras), es un problema que se resuelve rápido (para ti, pero a él le puede tardar horas o días en entrarle en la cabeza).
P - Es que tuve que pedir chance para buscar quien me ayudara. Soy practicante (te preguntas: ¿por qué no practicas conmigo?) y tengo que cumplir también con lo de la escuela pero no quiero abusar de los permisos que me dan aquí en el trabajo. Mejor te veo mañana temprano antes de que entre a trabajar.
J - (Pones cara de madre Teresa, alma caritativa, salvador de la humanidad) Dame solo 15 minutos, sí tengo tiempo ahorita total ya casi estoy de salida (te quedarás 3 horas más después de este incidente). Vas a ver que un ratito te lo resuelvo.
P - Muchas gracias. Te acompaño al laboratorio si quieres, al fin que voy para allá.
J - (En estos momentos ya te sientes la Cenicienta caminando con el Príncipe) Vamos de una vez.

Aprietas el paso, te das cuenta que camina rápido. Quieres terminar lo más pronto para poder sentarte a explicarle. Lo ves de reojo y te encuentras con esas mejillas chapeadas que siempre te han gustado. En el trayecto le corriges, diciéndole que no eres ingeniero sino solamente químico, que lo tuyo es la investigación y no el proceso. Es la misma cantaleta de siempre que has tenido que dar a media humanidad pero a él se la explicas con todo gusto y paciencia. Llegas al laboratorio y se quedan de ver en el tiempo pactado.

Te apuras en hacer tus soluciones y justo cuando las terminas, él llega y abre la puerta. Lo ves con su hoja del problema sosteniéndola entre los dedos de sus manos velludas y blancas y le ofreces ir a los sillas que están junto a las máquinas de comida. Sin embargo, él prefiere ir a tu oficina. A esa hora ya todo mundo se largó y tú eres el único mortal que permanece allí. Aceptas sin chistar, así ya lo tendrás cerca y sin interrupciones.

Llegan y le acercas una silla. Ya con más calma puedes detenerte a verle lo que siempre le has visto: su cabello que nunca se despeina, negro y lustroso; la cara blanca como la leche con sus chapitas; los ojos color café claro; los brazos con las venas saltadas y los músculos marcados, y esa pequeña sección de su tórax que te deja ver el cuello abierto de la camisa verde que trae puesta, con unos cuantos vellos asomándose.

Empiezas a explicarle el planteamiento del problema. Obviamente no te entiende. Pretexta que él está estudiando ingeniería industrial pero que el profesor que le da clases les pide que conozcan el fundamento de los procesos que van a operar. Tú no te desesperas. Al contrario, te conviene que se quede tan lerdo como pueda para alargar ese pequeño rato que lo tienes allí.

J - Sí, los equivalentes del amonio y el dióxido de carbono son los mismos (debe tener como 20 años)...la teoría de Brönsted - Lowry explica la disociación de las sales (su hermano también está muy guapo, se ve que en esa familia los hacen con amor)...ahora hazlo tú y explícamelo, vas a ver que así le entiendes mejor (te perdono que estés bien lelo, con esa cara hasta la fórmula del agua se te puede olvidar).

Empieza a garrapatear de nuevo lo que tú has escrito y poco a poco cae en la cuenta. Cuando te percatas que le ha entendido le preguntas que si no quiere que se lo expliques de nuevo. Sin embargo, ya le captó (se puede ser zorra y buen maestro a la vez) y te agradece tu ayuda.

J - Oye, ¿y mañana vas a venir a trabajar?
P - Tal vez solo venga medio día. Me invitaron a un rancho unas primas.
J - (Al verlo tan guapo te imaginas de dónde es su familia) ¿A dónde?, ¿a los altos de Jalisco?
P - Sí, voy para Arandas. Allá tenía una novia.
J - (Te felicitas por tu asombrosa capacidad deductiva mientras maldices a la pinche vieja con la que anduvo) Ah qué padre, yo sí vengo mañana, pero tú aprovecha a divertirte.
P - Muchas gracias, la verdad no sé cómo agradecerte.
J - (Tú sabes perfectamente cómo te puede agradecer, imaginas en un momento, en un instante, en un segundo todas las maneras posibles de agradecimiento hacia ti) No te preocupes, cuando se te ofrezca (y no sólo la tarea) te ayudo en lo que necesites.
P - Gracias Jesús (te mojas cuando pronuncia tu nombre). Que termines pronto.
J - Hasta luego. Cuídate. No dudes en pedir ayuda cuando lo necesitas (hipócrita, falso, interesado...pero feliz).

Si tan solo terminaran así más seguido los días...

miércoles, abril 07, 2004

Comentario del día sobre reseñas en proceso: Después de la pequeña interrupción por The passion of the Christ retomo la recta final de mis reseñas acerca del tema del clóset. Faltan solo un libro y una película que espero subir en lo que resta de la semana. Hoy no pude terminar de estructurar las ideas sobre el libro, pero espero que más tarde fluyan con facilidad.

Comentario del día sobre nuevas visitas a esta página: Agradezco los comentarios de Rebeleon sobre este sitio. Coincido con su visión sobre el estado deplorable de la difusión y promoción de actividades culturales en León. Es una vergüenza que en una ciudad de millón y medio de habitantes la oferta de este tipo de eventos sea mínima.

El cineclub es uno de esos pequeños espacios permanentes que abre la puerta a manifestaciones cinematográficas distintas a las que comúnmente se ve. Se han estado pasando encuestas para dar alternativas al crecimiento de esta actividad porque desde que inició el año la afluencia es tal que ya no se puede dejar entrar a toda la gente. Vero ha estado haciendo un gran trabajo en este sentido y ojalá se pueda tener un lugar más amplio y cómodo además de tener una función adicional.

Mientras tanto me da gusto ver que la comunidad bloguera en León se expanda y además se preocupe por temas que en este pueblo a poca gente le importan.

lunes, abril 05, 2004

Comentario aclarador sobre los comentarios vertidos en el transcurso del día: El día de hoy he hecho una excepción sobre el tipo de comentarios que normalmente publico en esta página. Debido a la serie de observaciones que recibí a lo largo del día por tag board y messenger decidí hacer una reseña más amplia sobre The passion of the Christ. Aprovecho el momento también para hacer una diferenciación entre los distintos escritos que aparecen en We'll always have the movies.

Tales escritos son básicamente de dos tipos: las reseñas y los comentarios. Las reseñas se refieren a un tipo específico de género ya sea una película, un libro y un disco. Las reseñas de películas contienen un resumen de la cinta más una apreciación sobre algún tema que considere rescatable dentro de ellas. Por lo general no publico reseñas de una película que no tenga al menos un año de haberla visto. Reitero que el día de hoy fue una excepción.

Las reseñas de libros también se refieren a volúmenes que he leído hace ya tiempo, mientras que las de discos tratan sobre algun álbum que se haya convertido en uno de mis favoritos y por tanto lo escuche con cierta frecuencia. El objetivo de escribir reseñas de elementos no recientes es poder tener una perspectiva suficiente para poder valorarlos desde una posición más mesurada.

En cambio, los comentarios se refieren a cuestiones cotidianas en las que pueden entrar películas, libros o discos pero no se limita exclusivamente a estos campos. Los comentarios intentan ser un pequeño resumen seguido de un juicio en pocas palabras sobre algún tema que se especifique al inicio de estos. El día de hoy The Passion... solo merecía un comentario de mi parte, puesto que no está dentro de mis intereses profundizar en la filmografía de Mel Gibson en lo absoluto. Si alguien piensa buscar algún día aquí reseñas sobre Braveheart o The man without a face pierde su tiempo. Es más, confieso que ni siquiera físicamente me gusta así que no habrá comentarios alabando su trasero, sus ojos o cualquier otra parte de su cuerpo.

Sin embargo, dado que se cuestionó mi facultad o habilidad para comentar decidí abundar sobre el tema. Sostengo tanto lo que dije en el comentario como en la reseña y me importa muy poco el hecho de que alguien esté de acuerdo o no conmigo. Por otra parte, sí me importan aquellos comentarios que se dirigen a cuestionar la estructura de mis opiniones.

Quiero dejar en claro que este espacio constituye un lugar en el que el único responsable por las opiniones vertidas soy yo. En ese contexto ratifico mi idea acerca de que los días de Roger Ebert como crítico de cine están acabados. Para mí ha dejado de ser una persona respetable y consultable en materia de crítica fílmica. No me interesa que para otros individuos sea su referente. Yo perderé mi tiempo leyendo a otros críticos pero no a él.

Para terminar, dejo al público cautivo y no cautivo el tag board a su libre albedrío. También está el mail al que nunca llega nada por si a alguien los caracteres del tag board le parecen insuficientes. Están a su disposición también las reseñas recientes y la liga al archivo total de reseñas para cuando quieran consultar alguna y proporcionar sus comentarios.

Saludos a todos.

Jesús (a) Hamletstr.

The passion of the Christ
(La pasión de Cristo). Director: Mel Gibson. Estados Unidos. Año: 2004.

¿Cómo acercarse al retrato de uno de los personajes que más ha influido en la historia de la humanidad como lo es Cristo?. A través del cine se ha tratado de contestar estas preguntas desde un punto de vista preciosista y cercano a los Evangelios, como lo es en la minisierie Jesus of Nazareth (Jesús de Nazaret) de Franco Zeffirelli o fijándose en el personaje humano (Jesús) antes de tocar a la figura divina (Cristo) en el caso de The last temptation of Christ de Martin Scorsese. En el caso de The passion... Mel Gibson se concentra en las últimas horas de este personaje, y únicamente en el lado divino, en el dios hecho hombre que ofrece su vida por los pecados de la humanidad.

Punto de partida básico son los Evangelios en donde se muestra de manera profusa estas horas conocidas como la Pasión, que van desde que termina la cena de Pascua hasta la crucifixión y muerte de Cristo. Gibson en el afán de hacer un filme hiperrealista pierde de vista al personaje para concentrarse en los detalles físicos del trayecto a la cruz. En la secuencia inicial al ser Cristo (Jim Caviezel) apresado sus captores se lanzan en cámara lenta en un cuadro en el que el centro del significado se encuentra en la señal de la entrega de Judas por medio de un beso. Pareciera que Gibson tiene miedo a no dejar hablar a la cinta por sí sola, sino que debe introducir otros elementos para que sea más impactante.

Los errores en la técnica continúan en la sobreactuación que hacen los fariseos en el interrogatorio a Cristo. El personaje de José de Arimatea, partidario de Cristo en el consejo fariseico se encuentra disminuido al grado de aparecer como un viejo berrinchudo. Caifás y Anás se comportan como un par de simios gritones, no como los ancianos dirigentes del Sanedrín. ¿Había necesidad de llegar a la caricatura para mostrar a los antagonistas de Cristo?. De nuevo, Gibson coloca escenas de sainete para exaltar a su personaje principal frente a sus adversarios (¿es que Cristo no es lo suficientemente grande?).

Se siguen las cámaras lentas una y otra vez que alargan innecesariamente el filme y prodigan efectismo regalado al espectador. Si hay intención de hacer una película apegada a la realidad del personaje y tomando como esa realidad lo escrito en la Biblia, ¿por qué fijarse entonces en el aspecto más obvio y descarnado de la trama?. Así como Cristo es flagelado, así también, dentro de su misericordia, se acerca a las mujeres que lo ven a los lados del camino y lloran por él, mientras las consuela diciendo “Mujeres, no lloren por mí, sino por sus hijos”. La escena ni siquiera aparece y se pone en cambio una que no figura en los Evangelios: la limpieza de rostro por parte de la Verónica. Como esta parte sí contiene sangre, he de imaginar que resultaba más impactante (efectista, insisto) que la imagen de Cristo misericordioso. En lugar de explotar la profundidad del personaje se hace incidir la trama sobre su destrucción y aniquilamiento en escenas donde se regala sangre para deleite de sus verdugos, y también, para solaz de la audiencia que observa la cinta.

En lugar de mostrar el amor y el sacrificio de Cristo se observa un resultado completamente alejado. Se tiene una película similar al snuff donde se asiste a la muerte lenta y dolorosa de un personaje sin apenas entrever quién era. Gibson trata de mostrar en los flashback un poco de este Cristo, pero cae en el acartonamiento regalando escenas como en las que Cristo niño cae y su madre corre a levantarlo. ¿Dice algo más que María (Maia Morganstern) era una buena madre preocupada por su hijo?, si es así ¿cuál es lo extraordinario de María?, ¿aporta algo?. Parece que no, y de nuevo, se pierden oportunidades para darle una tercera dimensión a personajes que apenas y despegan de la linealidad reflejada en un llanto plano y perenne.

¿Para qué introducir escenas inverosímiles como las de María y Magdalena (Monica Belluci) limpiando la sangre en el patio de tortura?. El guión cae en exageraciones como ésta, que además sería muy difícil que sucedieran en la realidad. Es una falta grave en un relato que pretende presentar las últimas horas de Cristo tal como fueron. En los Evangelios se lee que Caifás no entró a la casa de Pilato por ser día santo, pues si lo hiciera se impurificaría y no podría participar en las festividades de Pascua. ¿Cómo entonces dos mujeres llegan hasta el traspatio de una guarnición romana y más, en los tiempos de Pascua con los judíos a punto de rebelarse? El mismo personaje de Pilato en la cinta habla de que los judíos están a punto de la sedición. Siendo así, ¿dejaría pasar a un par de judías, aunque una de ellas fuera la misma madre del condenado a limpiar la sangre?. Una escena más que cae en el desperdicio y en el efectismo barato que inunda a la película.

Si ya es doloroso ver a Cristo siendo golpeado en su ascenso al Gólgota, ¿para qué aletargar esta indigestión escénica con azotes, escupidas, pedradas, varazos y un largo etcétera con la cámara lenta?. Gibson solo logra repetir una y otra vez hasta el hastío estas imágenes. La música incidental se convierte en otro ingrediente excesivo equivalente a poner azúcar encima a un pastel que ya tiene Chantilly, galletas Oreo, jarabe de chocolate y chispas de colores.

Si la tarea de un director es manipular a su audiencia para introducirlo en el universo que constituye su película, ¿por qué entonces Mel Gibson, lo hace de una manera tan burda y simple vendiendo un chantaje como realidad?. Al final lo que queda es un animal de matadero en la cruz, un cuerpo cortado en filetes después de una trama ramplona que lo lleva a su destino final. The Passion queda convertida en un vía crucis largo y redundante. Es relativamente sencillo inundar de sangre y pedazos de piel la pantalla. Es más difícil que, sobre esto, se construya una historia y una serie de personajes que sean creíbles.

Datos curiosos:

- Mel Gibson originalmente iba a estrenar la película sin subtítulos para dejar que las imágenes hablaran por sí mismas. Al final le pusieron los subtítulos pero se quedaron las imágenes.
- La película fue exhibida primeramente a figuras religiosas para que dieran su aprobación. Incluso se corrió el rumor que el Papa dijo “Así como se vio, fue” (rumor que luego se desmintió).
- Ha causado fuerte impacto en la comunidad judía que la ha calificado de antisemita por insinuar que los judíos mataron a Cristo. Al ver la película creí que tal antisemitismo era porque los judíos son retratados como antropoides.
- Monica Belluci por primera vez no enseña más que la cara.
- La película costó 25 millones de dólares. Ha ganado, solo en Estados Unidos, cerca de 315 millones. Mel Gibson ha vendido bien el destazamiento de Cristo.
- La barba de Jim Caviezel es tremendamente falsa y parece pintada con Just for men.
- Aparecen extras con piel negra formando parte del pueblo judío. ¿Serán los hijos de Salomón y la reina de Saba?
- En México, Provida y A favor de lo mejor, considerando que existen baños de sangre moralmente edificantes han pedido que la película se exhiba con clasificación B en lugar de la C que actualmente tiene.


Comentario rematador, inspirado y sobreactuado (gracias, Mel) del día: Roger Ebert, crítico de cine que publica en The Sun Times de Chicago es uno de los referentes clásicos de reseña y crítica de cine para el gran público. Él y Gene Siskel (ya fallecido) inventaron y popularizaron un sistema de calificar a las películas consistente en levantar o bajar el pulgar para mostrar su aprobación o reprobación a los filmes analizados, respectivamente. Ebert, desgraciadamente ha venido disminuyendo la calidad de su crítica en los últimos años.

Para muestra su comentario sobre Dogville de Lars von Trier, película a la que tachó de autoindulgente y antiamericana además de quejarse por su duración, sin dar mayor comentario acerca de las actuaciones, la trama o la escenificación de la película. En cambio, aplaudió a rabiar la ya comentada The passion... muestra del sistema de reciclaje de basura de la industria hollywoodense.

Esto me lleva a pensar lo siguiente: Roger Ebert, tus días como crítico de cine están acabados.

Comentario cinematográfico del día (IV): Al final me guardo el platillo más desastroso para esta serie de comentarios. Se trata de The passion of the Christ (La pasión de Cristo) de Mel Gibson. Advierto que yo no soy de los que consideran que Braveheart (Corazón valiente) es una de las mejores épicas contemporáneas. Antes bien la considero una película superficial y que maneja de manera chabacana los sentimientos de lealtad, patriotismo y libertad en su trama. De The passion... puedo decir lo mismo ante su cascarón seudoreligioso y su mensaje (¿lo tiene acaso?) de amor y sacrificio.

Gibson se dedica a hacer una película clasificable dentro del gore por el deleite que hace del martirio de la figura del Cristo. Abusa del flashback, la cámara lenta y la música incidental para aumentar el efectismo de sus tomas. Recurre a situaciones inverosímiles como el hecho que María y Magdalena laven el piso ensangrentado del lugar donde Cristo es azotado, o que a pesar de toda la golpiza que le pusieron los romanos, Cristo pueda cargar la cruz por sí solo, mientras que un hombre sano y completo como Simón de Cirene no pueda sostenerla con sus propias fuerzas. Los fariseos se encuentran sobreactuados (tal vez de aquí vengan las acusaciones de antisemitismo) y, sorpresa, me vengo enterando que había judíos negros antes de que Lenny Kravitz apareciera.

Al final lo que queda es una cinta seudo snuff dirigida a un público muy específico y súmamente manipulable en épocas de Cuaresma y Semana Santa. Gibson nunca toca a la figura de Jesús, sino que siempre se ve al Cristo, invención de Pablo de Tarso (San Pablo para los que no estén bien informados) sobre el personaje de Jesús, el de carne y hueso. Escenas que en los Evangelios tienen más fuerza como en la que Pilatos dice "Ecce hommo" o el acercamiento de las mujeres en el camino al Gólgota, quedan disminuidas o tomadas como una nota incidental.

En síntesis, The Passion of the Christ es el Titanic de principios del siglo XXI: una cinta que si bien tiene puntos rescatables como su diseño de producción y logra manipular grandes audiencias se queda en la absoluta vacuidad y en una vil estafa, una porquería y un baño de sangre digno de un rastro, que solo servirá para engrosar las cuentas de Mel Gibson.

Comentario cinematográfico del día (III): El sábado en el cineclub se exhibió Savrseni krug (El círculo perfecto) de Ademir Kenovic. A pesar de los problemas técnicos que impidieron la exhibición de la película hasta media hora después, disfruté de una cinta contundente y dura sobre la guerra en Bosnia. El filme presenta el encuentro de dos niños y un poeta que han perdido ambos a su familia (uno físicamente, mientras que la de ellos se encuentra refugiada en Alemania), y de esta manera se construye un relato en el que tanto los niños como el poeta tratarán de sobrevivir a los horrores de una guerra fraticida.

A pesar de ciertos excesos melodramáticos, la película logra transmitir el estado de sitio en el que viven los personajes. También crea la atmósfera de unión y de escape de la realidad en la que se tienen que sumergir los protagonistas para no enloquecer y desesperarse con una realidad tan desoladora. Conmovedora en grado superlativo, "El círculo perfecto" es una muestra de la sinrazón de la guerra, pero también de la redención y esperanza que se puede encontrar incluso en las situaciones más terribles.

Comentario cinematográfico del día (II): Hace unas semanas me prestaron una película protagonizada por Björk, que se llama The juniper tree. Es, por supuesto, anterior a Dancer in the dark (Bailando en la oscuridad) y fue filmada en Islandia aunque toda la cinta está en inglés. Basada en un cuento de los hermanos Grimm, Björk es la hermana de una bruja que se desposa con un campesino recién enviudado quien tiene un hijo. La película transcurre entre la lucha del hijo del campesino contra su madrastra, mientras es protegido por el personaje de Björk, pues ella también tiene poderes sobrenaturales.

La cinta filmada en blanco y negro está llena de elementos sobrenaturales. El guión, a pesar de ser sencillo, es muy efectivo para contar la historia de fantasía que transcurre entre los personajes del filme. Cada quien cumple su papel haciendo a esta película muy recomendable. Sin estrenarse en México, puede conseguirse en DVD en inglés sin subtítulos.

Comentario cinematográfico del día (I): El sábado en la mañana, en lo que terminaba de arreglar unos negocios con Manuel el novio de Vero, me puse a ver Oktuabr (Octubre) de Sergei Eisenstein. La película, como es de esperarse, se convierte en una apoteosis del movimiento socialista en la revolución que cambiaría para siempre la historia de la humanidad del siglo XX. Eisenstein se muestra magnífico usando escenas con cientos de extras y su dirección es impecable. La edición muestra al genio detrás de otra gran película como lo es "Acorazado Potemkin" en plena acción. Una película imprescindible dentro de la filmografía de este gran director.

Para los fans de Peter Jackson: las escenas de batalla de Lord of the rings le deben mucho al estilo de Eisenstein.

jueves, abril 01, 2004

Comentario cinematográfico del día (II): El día de hoy me invitaron al estreno de un "cadáver exquisito" de cortometrajes hechos en video, denominado Exodus mortem. Acotación antes de continuar: Un "cadáver exquisito" es una invención surrealista, específicamente de André Breton, que consiste en armar una obra a partir de una palabra o un objeto de manera espontánea, o como dirían los surrealistas: automática. Fueron 10 cortometrajes que giran alrededor de un triciclo construido y deconstruido. Francamente vi solo 2 que valieron la pena, y a lo mucho otros 2 que sobresalen por su sencillez o ironía. Los demás fueron un derroche de pretenciosidad, plagio o improvisación ramplona.

Empecemos con lo bueno: el tercer cortometraje de la serie, dirigido por Arturo Manrique, utiliza viñetas fragmentadas en blanco y negro que crean un efecto muy interesante acerca de la ubicación espacio temporal del objeto; y luego, el décimo corto, de Violeta Salmón, que cierra de manera efectiva haciendo una crítica y una reflexión al proceso de hacer el cadáver exquisito, da sentido a todo el conjunto anterior y por el que vale la pena prácticamente todo el cadáver.

Lo malo: Un corto con argumento fusilado de Toy story II acerca de la reflexión de una tipa y sus muñecas, otro de estilo gore mal editado y con plagios de música de Trois couleurs: bleu, y el peor de todos en donde un tipo vomita sangre mientras otro lo golpea diciéndole "¿y qué es eso?" en referencia al objeto. La verdad a mí me daban ganas de gritarle al director: "¿y qué es eso?... ¿un intento de corto?".

A pesar de todo es un ejercicio notable considerando las limitaciones del proyecto y que sirve para promover y fomentar la realización de cine, que es terriblemente escasa en el país.

Comentario cinematográfico del día (I): Ayer fui a ver Big Fish (El gran pez) de Tim Burton, que también podría haberse llamado "Todo sobre mi padre". Es una fábula conmovedora donde se encuentra sintetizado el universo burtoniano, especialmente el de Edward Scissorshands, Pee Wee Herman's Big Adventure y Sleepy Hollow. Es una película hechizante con escenarios imaginativos y elaborados, que narra la historia de Edward Bloom un personaje con una vida en la que no cabe la palabra convencional. Además, es una cinta que marca el reencuentro de un hijo con su padre al que cree nunca haber conocido, para darse cuenta que siempre lo ha tenido más cerca de lo que él cree. Las actuación de Ewan Mc Gregor como Edward Bloom joven es fabulosa como toda la historia. Burton realiza una de sus mejores construcciones argumentales en un filme que se cierra de manera impresionante, mostrando que la vida es tal como uno la quiere ver.

Comentario del día sobre números equivocados: Es curioso pero en la extensión me encuentro es frecuente el recibir llamadas para gente que, o no es su extensión, o no trabaja aquí, o en mi vida había escuchado nombrarlos. Por lo general son llamadas para personas de otras áreas, e incluso para algunos directivos. La llamada más rara de todas es una que contesté hace un par de días en la que preguntaban por Carlos Medina. Yo volví a preguntar a quién andaban buscando suponiendo que se trataba de alguien homónimo del senador originario de León, el pueblo atrasado donde vivo. Para mi sorpresa me dicen: "busco a Carlos Medina Plascencia". Resultó que sí estaban buscando al senador. Obviamente le dije que este no era su teléfono y que de ninguna manera trabajaba en la planta donde yo estoy.

Quién sabe, tal vez próximamente lleguen llamadas para Marta Sahagún("dizculpe, ze ha equivocado uzted de número, aquí no es Vamoz Marta, perdón... Vamoz México") o Vicente Fox ("mexicano o mexicana, le ruego que no deje que víboras prietas o tepocatas le marquen el teléfono"). En fin, ya el día de hoy van 2 números equivocados y contando.