miércoles, junio 30, 2004

Comentario cinematográfico del día: Una película coral que reúne a una serie de personajes sui generis en Recife, es lo que nos presenta Amarelo manga (Amarillo mango) de Claudio Assis. Un homosexual, una cincuentona asmática, una dueña de un bar, un alemán necrofílico, un carnicero adúltero y su amante componen este cuadro que transitará por situaciones absurdas y plagadas de un humor retorcido. Estas historias más que entrecruzarse, transitan en paralelo en viñetas que se concentran sobre el destino de uno u otro. Esto también hace que la película sea dispareja pues algunos se desarrollan mucho más que otros.

Caso notable es el personaje de Dunga (Matheus Nachtergaele), quien interpreta a un cocinero homosexual en un hotel se lleva cada escena en la que aparece. Ya sea hablándole directamente a la cámara, o mirando de reojo a los otros protagonistas, Dunga tiene una caracterización fabulosa ayudado por la exageración de sus movimientos y ademanes. De ahí, personajes como el alemán o la asmática terminan siendo desaprovechados o se construyen historias muy obvias como la de la esposa del carnicero. Como resultado algunas viñetas particulares terminan siendo mucho más interesantes que la película en general, que al final se cae y no termina por cerrarse. Fotografía interesante de Walter Carvalho pero guión con huecos y claroscuros, lo cual da como resultado una cinta desigual.

martes, junio 29, 2004

Comentario cinematográfico del día: Hoy en la muestra se exhibió Tiresia de Bertrand Bonello. Partiendo de una anécdota interesante y un monólogo interior del personaje de Terranova (Laurent Lucas) acerca de las flores decadentes, que luego aparecen en pantalla en la forma de transexuales, Bonello logra una cinta dispareja. Si bien la primera parte que es el encuentro de Terranova con Tiresia (Clara Choveaux) presenta una historia de obsesión, búsqueda de la belleza y admiración del objeto adquirido de manera interesante, cae en la segunda donde el director intenta reinventar el mito de Tiresia. Éste es un adivino griego, que predice la ruina de Edipo, en algunas leyendas se le identifica como ciego y en otras como un ser que a veces es hombre y otras mujer.

Aquí Tiresia hombre (Thiago Teles), ciego y adivino empieza a ser identificado como un milagro local. Abusos en simbolismos que tienden a volverse gratuitos, intentos de copiar el estilo de Bresson y un final, por demás apresurado y poco coherente con el resto de la historia terminan desaprovechando lo que pudo haber sido una película más redonda. Las actuaciones a veces no pasan de una simple medianía en sintonía con los altibajos del guión que no termina de conjuntar el mito griego, el destino de los personajes y emparejar las dos historias que se cuentan para formar una sola.

lunes, junio 28, 2004

Comentario cinematográfico del día (II): Petrificante y estremecedor serían dos adjetivos para describir al nuevo filme de Gus van Sant, Elephant (Elefante) que trata sobre un día en una preparatoria de Oregon donde sucede una masacre al estilo de Columbine. Utilizando jóvenes sin ninguna experiencia en actuación, van Sant recrea el ambiente de una escuela y cuenta su historia a través de la conjunción de los recorridos que van haciendo sus personajes a lo largo del día.

Como una especie de ajedrez macabro, van Sant va colocando sus piezas en el lugar y el momento correctos a la espera del momento en que la matanza se consume. Este hecho lo advierte desde las primeras secuencias por lo que en la cinta se empieza a gestar un ambiente de tensión a la espera del hecho que inevitablemente sucederá. Van Sant construye su cinta prácticamente con planos secuencia y planos autónomos que acompañan a cada uno de los personajes que nos presenta. Esta repetición de tomas es la que logrará crear una red tal en la que al final quedarán atrapados.

Lo que en un principio pudieran parecer tomas sin sentido, al final se unen de tal manera que estallan en un espectáculo terrorífico de fuego y sangre. A lo largo de la película se respira un vacío y una soledad producto de la amplitud con la que están hechas las tomas, muy al estilo de The shining. Al final, los asesinos, se presentan como ángeles exterminadores que arrasan con las miserias de ellos y de sus compañeros de escuela.

Excelente cinta, aunque discrepo de los honores que se le dieron el año pasado en Cannes. Sin aspirar a encontrar un por qué de los sucesos presentados, se concentra en presentarlos y narrarlos sin mayor pretensión. Aquí se encuentra su mayor logro e impacto. Definitivamente este fue un fin de semana redondo en cine, viendo tres de las mejores películas que se han estrenado este año.

Comentario cinematográfico del día (I): Ejemplo de amor familiar y nostalgia contenida es Good bye, Lenin! (Adiós a Lenin) de Wolfgang Becker que refleja la historia de una familia de Alemania Oriental en los últimos años del régimen socialista. Alexander (Daniel Brühl) participa en las protestas que se dan en el marco del cuarenta aniversario de la República Democrática de Alemania (RDA), mientras su madre (Katrin Sass), persona reconocida dentro del régimen lo observa dentro de la manifestación. En este momento ella sufre un infarto y cae en coma.

Lo que podría ser un relato plañidero, mientras el protagonista espera que su madre despierte, se transforma en una historia intimista con toques de comedia. Durante el coma, la RDA se empieza a desmoronar, el muro de Berlín cae, la moneda deja de valer y se empiezan a dar los primeros pasos para la reunificación de Alemania. Un día, su madre despierta, Como a Alex le advierten que su madre no puede recibir ninguna impresión fuerte, decide llevársela a la casa y representar una farsa tal que ella siga creyendo que el estado de las cosas permanece igual.

No abundaré más sobre la trama porque presenta varios giros y sorpresas que inciden sobre el desarrollo de los personajes. Antes bien hay que señalar que cada uno se encuentra muy bien delineado y que terminan produciendo momentos memorables como la producción de noticieros falsos exhibidos a la mamá de Alex. Hay influencias interesantes de Fellini, Kubrick, Wenders y Angelopoulos que enriquecen la trama. Por otro lado es refrescante ver a Chulpan Khamatova excelentemente bien colocada en el papel de la enfermera, pues su presencia es memorable desde Luna Papá. La música de Yann Tiersen es otro punto que se agradece y hace más interesante las tomas y la trama.

Sin duda una de las mejores producciones europeas del año pasado, que acierta en retratar el trauma que significó la unión de las Alemanias. Cambios que se sucedieron con rapidez y a los cuales los más viejos no terminaron de adaptarse. País reunificado pero dividido en las almas y cómo este abismo fue remontándose en los primeros momentos que las fronteras se abrieron. Una cinta que es imprescindible en los estrenos del año.

domingo, junio 27, 2004

Comentario marchista del día: El día de hoy sucedió en México un acontecimiento que pocas veces se ve: una marcha que convocó a cientos de miles de personas en la capital y todo el país para exigir que las autoridades cumplan con una de sus tareas básicas, ofrecer seguridad a los ciudadanos. Todos los niveles de gobierno han fallado en cumplir con esta obligación y la indignación con respecto a esta inacción va en aumento. No solo son las muertas de Juárez, sino los secuestros, el robo, la violencia y sobre todo, la impunidad que protege a los criminales pues es raro que se les castigue.

Asimismo los ministerios públicos están diseñados para que uno en lo último que piense, es en ir a poner una denuncia contra alguien que ha infringido la ley. Los encargados de la fuerza pública se quedan impávidos ante esta problemática, y con sus omisiones se convierten en cómplices de quienes deberían perseguir. Una muestra: mi hermano hace un par de días fue robado por un grupo de "cholos" (chavos banda) a plena luz del día. Le quitaron la bicicleta y lo golpearon. ¿La policía?: ¡¡Ahí estaba!!!. ¿Qué hizo?: Nada, se limitó a observar y cuando dejaron en paz a mi hermano lo único que hicieron fue acercarse a él y preguntarle si estaba bien. Él les reclamó que no lo hubieran ayudado antes y solo por esto ya lo querían encerrar: "por no guardar respeto a la autoridad". ¿En qué país podrido vivimos?.

Un amigo me dice que duda de la efectividad que pueda tener una marcha. Ciertamente, mañana no veremos que el crimen desaparece por arte de magia, pero tampoco nos vamos a quedar sentados mientras quienes no respetan la ley se siguen riendo en nuestra cara. Había que hacer algo y éste es el recurso más a la mano. El otro, sería siguiendo el ejemplo idiota de los Estados Unidos, armarnos para defendernos. No creo que la ley de la selva sea la respuesta.

Por eso hoy salimos a la calle, a que nuestra voz se escuchara. Por eso cantamos el Himno Nacional para recordar que estamos juntos para exigirles acciones y respuestas a los estúpidos que nos gobiernan y, para mostrar que no le tenemos miedo a los cerdos que atentan contra nuestra libertad. Esto apenas está comenzando.

Comentario cinematográfico del día (IV): Para terminar el ciclo dedicado al documental, se exhibió en el cineclub Russian Ark (Arca rusa) de Alexander Sokurov. No es un documental en la connotación habitual de la palabra, sin embargo muestra varios pedazos de la historia de Rusia y de la pintura por medio de un paseo de ensueño a lo largo del Hermitage. Sokurov, con un nivel de maestría técnica asombrosa, regala en un solo plano secuencia un homenaje y un viaje al interior del antiguo Palacio de Invierno de la Rusia zarista. En Russian Ark, regresa y da vueltas en el tiempo, en cada cambio de habitación se abre una etapa distinta de la historia de Rusia. Como en un álbum, cada estampa tiene un relato que le corresponde, incluso hay momentos en los que la cinta se detiene para que la cámara enseñe el significado de cuadros de Rubens, Van Dyck o esculturas de Canovas.

La cinta es una oda de amor al arte por el arte mismo. Aunque la forma de pensar y de concebir al arte cambie con el tiempo, éste es eterno, pues sigue poseyendo la belleza con la que fue creado en un primer momento. Esto es lo que Sokurov nos quiere mostrar dentro de su arca: un catálogo de episodios y personajes de Rusia, que levantaron y enriquecieron un lugar tan bello como el Hermitage y a la vez mostrar que la historia no se detiene, mientras la humanidad avanza navegando sobre un mar interminable.

Comentario cinematográfico del día (III): Ha comenzado la XLII Muestra Internacional de Cine en León y no podía empezar de mejor manera que con Girl with a pearl earring (La joven con el arete de perla) de Peter Webber. La historia se centra en una sirvienta del pintor Johanness Vermeer, maestro inigualable de la plástica holandesa, y cómo ella le inspira a pintar el retrato que da título a la cinta. Con actuaciones fenomenales, especialmente Scarlett Johansson como Griet, los personajes toman su lugar en la historia de una Holanda dividida por las diferencias religiosas pero que convive relativamente en forma pacífica. Girl with a pearl earring es un gran retrato viviente donde el manejo de la fotografía de Eduardo Serra, usando claroscuros y matices sumamente bien cuidados, transporta al espectador a sentirse dentro de una pintura de Vermeer, en instantes que desearían ser congelados para poder vivir eternamente dentro de esa luz profunda y melancólica.

Scarlett Johansson, después de esta cinta y de Lost in translation, a sus veinte años se ha convertido en un referente actoral de suma importancia en la cinematografía actual. Su actuación, prácticamente silente, es sostenida por el movimiento y brillo de sus ojos, por la apertura de sus labios y el ritmo pausado de sus manos. Cada escena, cada momento que ella sale la llena con su sola presencia mientras, junto con ella, el espectador descubre esa fascinación por el color y la luz que por medio de una especial unión con Vermeer (interpretado por Colin Firth) irá aprendiendo. El lenguaje y la fusión de la pintura con el guión hacen de éste uno de los mejores estrenos en el año.

Comentario cinematográfico del día (II): Como el verano cinematográfico se encuentra en auge, no podía faltar la esperada segunda parte de Shrek. Habituados a su humor ácido contra los cuentos de hadas tradicionales, Shrek 2 plantea la continuación del "y vivieron felices..." de la primera parte para mostrar la triste realidad del matrimonio cuando Shrek conoce a los padres de Fiona. Llena de referencias cinematográficas y televisivas, Shrek vuelve a dar en el clavo con su humor irreverente y corrosivo, además de incluir personajes que se roban la pantalla como el Puss Boots (el Gato con Botas de la versión doblada), además de mantener la gracia del Burro, contrapunto perfecto para el ogro gruñón.

Si bien, Shrek se muestra menos ogro que en la película anterior (cambio esencial considerando la evolución del personaje), la película es lo suficientemente buena como para arrebatar carcajadas. Habiendo visto tanto las versiones subtitulada y doblada debo reconocer que ambas tienen sus aciertos: Derbez logra tropicalizar al Burro introduciendo canciones como La mesa que más aplauda al score musical, mientras que la versión original el personaje del Hada Madrina la voz original de Jennifer Saunders le da un encanto único. Aunque el final es típico y la película tiende a caer en novela rosa, Shrek 2 no desilusiona y se convierte en una sucesora digna de una primera parte que ya es un parteaguas dentro del cine de animación.

Comentario cinematográfico del día (I): Si Bowling for Columbine es un retrato de la descomposición de la sociedad norteamericana, Señorita extraviada de Lourdes Portillo es la imagen de la podredumbre de la sociedad mexicana. Este documental intenta abordar y encontrar las causas de los homicidios contra mujeres en Ciudad Juárez. Durante 18 meses, Portillo visita a las familias que han sido afectadas por la desaparición de sus hijas, madres, esposas; entrevista a las autoridades, a las organizaciones de ciudadanos en Juárez, a la policía, intentando buscar una respuesta a ¿por qué?, ¿por qué este horror?. Similar al desierto que rodea a Juárez, tumba de muchas de estas mujeres, Portillo encuentra un paraje sin fin donde no se acierta a dar con una causa o culpable único sino a varias direcciones: la policía, el narcotráfico, la violencia intrafamiliar, la pobreza, aparición de cultos satánicos, las bandas criminales y pandillas.

Común denominador de estas causas es la impunidad con la que estos delitos son cometidos y la estupidez y silencio cómplice de las autoridades, que pierden evidencias, ignoran líneas de investigación y muestran una abulia ante los crímenes que termina abriendo más las heridas. Hasta el fin de la filmación iban contabilizadas más de 250 mujeres muertes, durante la filmación murieron cerca de 80. ¿Quiénes son estas personas? Pobres, morenas, trabajadoras de maquiladoras en su mayoría, anónimas muchas de ellas ya que Juárez está conformada por una población flotante que se desplaza de las regiones más pobres del país, con la finalidad de encontrar trabajo o lograr pasar a los Estados Unidos. Complicidades y omisiones que se extienden más allá de esta ciudad, pues el documental no ha sido liberado para su distribución a nivel nacional. Inclusive, las cadenas de televisión abierta rechazaron transmitirlo, alegando que se tocaban intereses poderosos.

Ciertamente: el gobernador de Chihuahua es retratado como una persona impotente ante estos crímenes, el procurador del estado como un estúpido que solo acierta a pedir que la gente se encierre en su casa, y lo más indignante, la fiscal especial Suly Ponce, una mujer cuyo mayor logro es "integrar expedientes" pero no castigar culpables. Intereses poderosos los de las maquiladoras que emplean a estas mujeres en un estado de semiesclavitud, a quienes tampoco conviene que se les investigue si tienen algún vínculo con los asesinatos. En fin, manos cubiertas de sangre por acción u omisión en un territorio gangrenado de un país que empieza a entrar en un estado de putrefacción mientras los asesinos puedan hacer lo que quieran.

Nota adicional: León empieza a entrar dentro de la geografía del crimen contra mujeres. Proceso hace un par de meses y Amnistía Internacional han publicado reportajes y estudios advirtiendo sobre "las muertas de León". La respuesta de las autoridades: "son incidentes aislados". Casos como el de dos mujeres decapitadas en el Tajo de Santa Ana son "incidentes aislados". ¿Cómo se llamaban?: Nadie lo recuerda, su crimen es ser pobres y no tener apellidos rimbombantes para que sus casos merezcan atención. ¿Cuántos feminicidios más hay que esperar?

sábado, junio 26, 2004

Comentario cinematográfico del día (II): Las franquicias cinematográficas tienden a desgastarse según vayan avanzando en el tiempo. Sin embargo Harry Potter and the Prisoner of Azkaban (Harry Potter y el prisionero de Azkaban) de Alfonso Cuarón, demuestra que esta serie de películas está en su mejor momento. Se tiene ahora a personajes más tridimensionales y menos infantiloides que en las películas anteriores. Ya no se respira el ambiente ingenuo, sino que ahora existe una atmósfera más tenebrosa y perturbante. Personalmente es la cinta que de la serie me ha tenido más al filo del asiento. Si la segunda se me hizo aburrida y la primera tenía momentos en las que se caía, The Prisoner of Azkaban solo sabe subir y subir en su ritmo.

Hay escenas memorables como el vuelo de Harry en el hipogrifo que son comparables a los grandes momentos del juego de Quidittch de la primera parte. Además, el reparto es de primera y con actuaciones impecables: Michael Gambon, Emma Thompson, David Thewlis, Maggie Smith, Alan Rickman y Gary Oldman brillan en cada uno de los momentos que salen. Tal vez sea el crecimiento físico de los personajes infantiles, pero logran dar matices interesantes a sus actuaciones: Michael Radcliffe ha aprendido a manejar mejor la expresión de su rostro y por primera vez se ve a un Harry que puede connotar distintos grados de tristeza y melancolía. Incluso, durante toda la cinta, hay un halo de sufrimiento que cubre al personaje hasta en las escenas más festivas.

Es una lástima que Cuarón no dirija el siguiente capítulo. Su trabajo con el reparto es insuperable. Mike Newell se encuentra ante un reto grande en la próxima entrega.

Comentario cinematográfico del día (I): Para comenzar con la recapitulación de los breves comentarios que hago sobre las películas que veo empezaré con The ladykillers (El quinteto de la muerte) de los hermanos Joel e Ethan Coen. Aunque los Coen se caracterizan por hacer películas con personajes y situaciones que rayan en el absurdo, esta vez tienen un resultado flojo. Basados en una película homónima de los cincuentas, protagonizada por Alec Guiness y Peter Sellers, trasladan la acción al presente con un grupo de personajes sui géneris. El líder, el profesor G. H. Dorr (Tom Hanks) arma un plan para robar el dinero de un casino utilizando como guarida la casa de una amable y religiosa anciana (una memorable Irma P. Hall). Dentro de un grupo de ladrones tan dispar como el reunido en el reparto, lo menos que se puede esperar es que haya algo que salga mal. Es aquí donde la trama pierde su encanto, pues tiende a volverse predecible, y los momentos que se suponen deberían causar risa, apenas y logran esbozar un ja, ja.

Si el reparto termina siendo desaprovechado y en ocasiones una caricatura, como Marlon Wayans que interpreta el mismo papel de siempre (¿tiene que salir en un film serio como Requiem for a dream para que deje de ser tan In living color?), Irma P. Hall se termina comiendo a todos con su interpretación de Marva Munson. Es increíblemente natural y redonda en su papel. Otro punto rescatable es la música sureña (reminiscencias de O Brother, where art thou?) y la edición de la cinta utilizando esos planos repetitivos de los buques llenos de basura y jugando con las cara del retrato en la sala de la Sra. Munson.

Es una cinta solo para no perderse la filmografía de los Coen, que en este caso, no logran llenar la pantalla.

lunes, junio 14, 2004

Comentario cinematográfico del día (II): El domingo de la semana pasada asistí a ver Irréversible (Irreversible) de Gaspar Noé. Es un filme realmente impactante sobre todo en la primera media hora y que va diluyendo su impacto poco a poco. Contado literalmente de atrás para adelante y con una cámara que no para de moverse, Irréversible parte de una premisa: el tiempo todo lo destruye. Desgraciadamente es la única línea de interés en la cinta pues entre todo el despliegue formal y el uso de imágenes despiadadas, la película se queda solo en una pretensión de poder haber hecho algo mejor.

De hiperviolencia disfrazada de pornografía a terminar en novela rosa con triángulo amoroso incluido, Irréversible cae en estereotipos: la mujer inalcanzable, el hombre impulsivo, deportista y visceral contra el hombre angustiado, de existencia lánguida y sin pasión. Noé, a pesar de sus homenajes a Kubrick: el poster de 2001, un matrimonio real y ficticio a la vez como en Eyes wide shut no logra consolidar una propuesta sólida. Irreversiblemente el filme va en caída libre y el impacto inicial, tal y como lo prometió una de las líneas del comienzo de la trama, termina siendo destruido después de la hora y media que dura la película.

Comentario cinematográfico del día (I): Este sábado no hubo proyección en el cineclub ya que no hubo proyector. Las razones no las explicaré pero adelantaré que son tan absurdas como alguna escena de "El proceso" de Kafka. Como no he comentado sobre Bowling for Columbine (Masacre en Columbine) de Michael Moore, retomaré mis pequeños escritos sobre películas que tengo muy atrasados.

Bowling... consigue hacer una crítica ácida y certera hacia la estupidez. En primera estancia a la estupidez estadounidense y, por añadidura, a la estupidez humana. Es un testimonio acerca de la idiotez que implica el que cualquiera pueda cargar un arma bajo el pretexto de usarla para su protección sin que haya alguna regulación que limite o controle el tráfico de armas. Es un retrato también del horror que implica el que un par de chicos de secundaria mate a sus compañeros de clase. ¿Por qué lo hicieron?, ¿qué les hizo llegar a esa decisión?. Moore intenta contestar a estas preguntas sin decantarse por una sola hipótesis. Al contrario, muestra un abanico de posibilidades acerca de lo que llevó a la matanza de la secundaria Columbine, en Littleton, Colorado.

En una cinta que lleva del llanto (las escenas de la masacre) a la risa irónica (la historia de Estados Unidos versión South Park), Moore pregunta, observa, opina y dirige su mirada a las raíces del cáncer que se esparcen en el sueño americano. No usa el documental como un simple medio testimonial sino que lo hace parte de un discurso político y sobre todo, de una preocupación amplia sobre el estado de su país, en especial señalando hacia el fascismo, el racismo y la violencia que lo corroe. Bowling for Columbine retoma el pensamiento socrático de que "la ignorancia es el mayor pecado", entendida esta ignorancia como la falta de conocimiento hacia el daño que se puede hacer al otro, como la miopía hacia la podredumbre y el miedo que invade a la sociedad.

domingo, junio 06, 2004

Comentario del día sobre pequeños placeres malsanos: En la final de la primera división A (eufemismo para la segunda división) del futbol mexicano, se disputaba el pase para la primera entre el León y el Culiacán. La gente del pueblo atrasado creía que ahora sí, su equipo de quinta iba a pasar al "circuito máximo del balompié mexicano" (frase cortesía de nuestros comentaristas deportivos).

Para mi regocijo y burla, el León, por segundo año consecutivo se volvió a quedar en la raya. Los del Culiacán con un 2 - 1 los dejaron en el lugar que les corresponde por un año más.

¿Es justificada mi aversión hacia el equipo?. No lo sé, pero aquí van algunas perlas:
- La afición, cuando ganan, sus genes de australopiteco salen a la superficie. Se convierten en especialistas de aventar espuma, mentarle la madre a medio mundo, impedir una circulación tranquila por las calles y creer que todo mundo participa en su orgía de alegría inútil.
- Algunos miembros de su afición se han especializado en hacer porras al glorioso dueño del equipo: Carlos Ahumada. Lo peor es que se hace como una manera de ensalzar al equipo por tener a una reconocida figura pública como propietario.
- El alcalde cree que apoyar a la ciudad es inyectar dinero al equipo de pacotilla y regalar cervezas y asientos en los juegos. Mientras tanto las lluvias ya empezaron y las obras para prevenir las inundaciones están atrasadas. Cada quien tiene sus prioridades en su agenda: la del alcalde parece que es el ofrecer circo.

Dicen que no es correcto alegrarse por la desgracia de otros. Por el momento haré la excepción y me deleitaré en el hecho de que el equipo atrasado del pueblo atrasado se quedará un año más (¿no es demasiada belleza?) en el hoyo de la 1a. A.

viernes, junio 04, 2004

Comentario del día sobre caídas inesperadas: Esta semana no ha sido muy agradable, tal vez de las peores del año. Hago el recuento:
- Ridículo del viernes para amanecer sábado con "declaraciones" sin sentido.
- Punto de quiebre después de dos años.
- Celebración frustrada.

Los primeros dos puntos han sido comentados ya anteriormente. Sobre el segundo solo tengo que decir que hay promesa de una respuesta amplia, que partirá de una pregunta pero supongo irá más allá de ella. No se trata de contestar un cuestionario, sino de dar un panorama sobre una serie de situaciones, que al menos yo al día de hoy, no encuentro congruencia y consistencia entre ellas.

Del tercer punto debo comentar que hoy Miguel organizó una comida de despedida. Le han dado la visa de residencia para ir a vivir a Canadá y tiene que estar allá a finales de junio. Tiene planeado estar instalado antes del Canada's Day que tengo entendido es empezando julio. El plan original para llegar a su casa (dado que yo no tengo carro) es que pasara mi amiga Violeta por mí. Como la conozco y sé que es un tanto impuntual, calculando llegar 2:30 PM le pedí que me recogiera en la planta a las 2:00 PM. Por cuestiones del trabajo de ella no llegó sino hasta las 3:30 PM. De cualquier manera yo no tenía pensado regresar al trabajo en la tarde. Nunca me había volado los viernes por la tarde y la verdad es que, ante la inminencia del fin de semana, poca gente se da cuenta si uno se va más temprano que de costumbre. Yo por lo general parto 5:30 (en lugar de las 6:00), pero nunca antes me había salido desde las 2:00.

A pesar de la tardanza de Vio, todavía llegué a una buena hora. A mí me urgía llegar temprano porque me iba a encontrar ahí con Vero quien tenía que platicar sobre varias cuestiones conmigo. Todavía la pude alcanzar y conversé con ella sobre los temas que nos han mantenido en conflicto esta semana. En eso suena el celular: era mi jefe preguntándome que dónde andaba y que me necesitaba de regreso en la planta. Como pude me regresé (había gente de la fábrica todavía en el convivio) y ni siquiera me dio tiempo de comer algo. Volví a la planta de malas, sin haber comido, sin haber conversado un poco con Miguel, sin pasarme la tarde tranquilamente y sin al menos, distraerme un poco de lo que ha sucedido.

Al final me fui a las 8 de la noche del trabajo. Mañana tengo que ir de nuevo. El domingo probablemente también.

Ha sido una semana asquerosa. Definitivamente.

Comentario del día sobre desastres sentimentales (II): Un blog, un epílogo, un escrito que no termina de concordar (o tal vez las circunstancias ya sean otras) con lo platicado meses atrás. Situaciones que no había entendido o no había querido entender. Am I overreacting? (parodiando a Kill Bill vol. 2). ¿Qué fui yo? interrogante siempre presente pero ahora con necesidad de ser contestada.

Envié (enviaré) un e-mail. No lo encontré en casa. Justo, justo hoy a 1 año y 365 días (si contamos el bisiesto, o sea prácticamente los 2 años) de habernos conocido. Un 5 de junio a las 8:15 PM. Tarde - noche lluviosa en Monterrey. Un error provocó el encuentro. Yo empapado, camisa verde. Caminé de mi casa hasta el Vips. Él, camisa blanca. Venía de la oficina. Estaba leyendo unos libros. Cena y plática. Garza Sada esquina Luis Elizondo. Sección de no fumar. Cita al cine, el viernes siguiente. Así empezó todo, físicamente. Colisión de mundos: Justin-Chuck y Kubrickmty.

Feeling really bad, today. Two years later.

Comentario del día sobre desastres en la vida sentimental (I) : El viernes un amigo me invitó a su fiesta de cumpleaños. Él adolece de las mismas preferencias que yo pero en su grupo con el que convive todos los días (sus compañeros de la universidad) no lo saben. La consigna es que la fiesta era "buga" (argot gay para definir a quien es heterosexual) así que había que mantener al mínimo las manifestaciones de conducta fuera de los cánones normales.

La verdad es que el alcohol y el fingir nunca han sido dos palabras que coexistan al mismo tiempo en mí. Para no hacer el cuento largo obviamente se me subió, y a él también (obviamente, era el festejado), por lo que por alguna extraña razón terminamos entrando al cuarto de servicio de la casa donde estábamos. Según yo pasaron quince minutos, según versiones de gente sobria: una hora. En ese cuarto hubieron "confesiones" que luego traerían algunos problemas.

Le dije que me gustaba, que me pasaba muy bien el tiempo con él, que se me hacía una persona muy agradable. Él me dijo que pensaba que yo era alguien interesante, que no había conocido a alguien que supiera tanto de cine y con quien pudiera tener una conversación amplia sobre el tema. Los dos dijimos que no era momento de empezar algo, al menos yo, por el hecho de que solo me gustaba pero no estaba enamorado de él. Lo malo es cuando le pedí que me besara.

No sé que pasó. Después de lo sucedido a finales de marzo en mi última ida a Monterrey decidí reformular la manera en como me acercaba a una relación. Sí, me he sentido bien con este chavo, pero nada del otro mundo solo alguien con quien platicar a gusto. La confusión del momento y el sentimiento Lost in translation que últimamente me invade terminaron dándome al traste.

Afortunadamente hemos platicado y aclarado la situación. Yo no quiero con él, él tampoco conmigo. Seguimos llevándonos bien aunque creo que ha tenido que hacerse el sordo a los cuestionamientos de sus compañeros acerca de porqué se encerró una hora conmigo. Fue un verdadero desastre, tal y como mi estado después de la fiesta

jueves, junio 03, 2004

Comentario del día sobre el pueblo atrasado que se desatrasa: Ayer inauguraron por fin la nueva librería del Fondo de Cultura Económica. Espero darme una vuelta el domingo para conocer.

Comentario cinematográfico del día (III): El domingo fui a ver The human stain (La piel del deseo) de Robert Benton. Es un alegato interesante contra la hipocresía reinante en la sociedad norteamericana y de cómo se puede destruir la carrera de un hombre por un simple alegato o rumor. Se presenta la historia de Coleman Silk (Anthony Hopkins) quien pierde a su empleo y esposa después de que es acusado de racismo en la escuela donde trabaja. A partir de este momento entabla una relación amistosa con un vecino escritor (Gary Sinise) quien se transforma en el narrador de esta historia.

Como no voy a caer en el mal gusto de otros sitios que creen que todo mundo ha leído la novela de Philip Roth en la que está basada la película, no revelaré el secreto del protagonista. Eso sí, debo decir que me gustó la relación entre el personaje principal y Faunia Farley (Nicole Kidman) como dos seres echados de la sociedad, dos entes marginales que se encuentran aunque sea para hacer su soledad menos pesada. Las actuaciones son de primera, sobre todo porque ninguno de los personajes principales les queda ni a Hopkins ni a Kidman (no sé quien haya escogido el casting) pero aún así, sacan dos interpretaciones excelentes. La trama a veces se pierde en los flash backs y termina siendo un tanto plana, pero aún así es mucho más agradable que los estrenos de verano que empiezan a atacar la cartelera.

Comentario cinematográfico del día (II): El sábado en el cineclub se proyectó The pillow book (El libro de cabecera) de Peter Greenaway. Inspirado en el libro homónimo de Sei Shonagon, Greenaway sorprende por la puesta en escena visual de este relato. Al contarnos la historia de Nagiko (Vivian Wu) que recuerda a la de Sei, la cinta transita a lo largo de un proceso de cambio, conocimiento e inspiración para construir una película llena de belleza.

Greenaway experimenta e innova el lenguaje cinematográfico: refina el uso de pantallas sobre pantallas que había manejado anteriormente en Prospero's books, su lenguaje del color sorprende, el manejo del plano muestra un Greenaway más conectado con Oriente sin dejar de recordarnos a su ídolo Vermeer. Pinta en la pantalla una película que retoma sus temas principales: la venganza, la literatura, las sucesiones y ennumeraciones, las mujeres fuertes. Sin embargo por primera vez se ve a un Greenaway que escapa del racionalismo al que tiene acostumbrado a su público y formula, de manera contundente, un gran retrato sobre la amarga reiteración del amor.

Con una actuación sobresaliente de Ewan McGregor en el personaje de Jerome, Greenaway completa un triángulo amoroso y fetichista. La obsesión por las letras, la caligrafía y la belleza del cuerpo y del alma penetran por los poros de la pareja protagónica. El final, emotivo a las lágrimas, recuerda (o alimenta la ilusión) de que existe el amor aún después de haber amado.

Comentario cinematográfico del día (I): El miércoles de la semana pasada (sí, mi retraso es grande) fui a ver Laurel Canyon (La calle de las tentaciones) de Lisa Cholodenko. Aunque solo he tenido la oportunidad de ver partes de su obra anterior (High art con una excelente Ally Sheddy), Cholodenko aparece como uno de los nombres a seguir en el cine independiente norteamericano. En Laurel... parte de una premisa común: una pareja joven (papeles interpretados por Christian Bale y Kate Beckinsale) que va a casarse próximamente y se mudan de Boston a Los Angeles. El dato curioso es que son un par de médicos que se la viven en los libros (ella con su tesis para el doctorado en genómica) y en el hospital (él con su internado). Lo que no cuentan es que al llegar a Los Ángeles para librarse del pesado ambiente de Harvard, se encontrará con la madre de él (Frances McDormand, genial), quien es una productora musical, atrapada en la época hippie y que tiende a tener romances con los jóvenes a quienes produce.

En este cuadro de personajes sobresale el líder de la banda, interpretado por Alessandro Nivola, quien no solo sorprende con una actuación divertida y natural, sino que realmente canta las canciones del grupo musical. La historia la cierra una practicante israelí (Natasha McElhone) que sembrará la semilla de la duda en el personaje de Bale. Novios a pronto de casarse que no se conocen del todo, en este ambiente bizarro empezarán a salir sus inseguridades y deseos: mientras él se debate entre engañar a su novia con la practicante, ella se desinhibe por completo adquiriendo un gusto por el pop alternativo, saliendo de su encierro y explorando sus pasiones con los integrantes de la casa que en un principio se supondría debía estar vacía. Al final nos encontramos con personajes cambiados de como los conocimos: en la hora y media que dura la película ya nadie es igual a como llegó. A pesar de que a veces cae el ritmo en la cinta, al final concluye de manera inteligente entre reencuentros y nuevos horizontes.