domingo, octubre 30, 2005

Comentario cinematográfico del día:

Mamada. Mex. Coll. n. f. I. Dícese del acto de succionar los genitales masculinos, felación. II. Exageración, dar proporciones excesivas a algo que no lo tiene. III. Ser la... Estar en el lugar número uno, ser el más grande de su clase o género.

Con una mamada (acepción I) empieza y termina la nueva película de Carlos Reygadas, Batalla en el cielo, con polémica que le persigue desde Cannes por la escena del fellatio entre Ana (Anapola Mushkadiz) y Marcos (Marcos Hernández) hasta llegar a Morelia donde fue exhibida con dichas escenas de manera borrosa. Independientemente de las razones que hayan existido para tal edición, entre ambos cuadros existe una película que va más allá de una cuestión de autocensura o prudencia.

La historia que se cuenta no tiene mayor relevancia y puede ser leída en cualquier sinopsis de periódico. No porque no tenga importancia sino que la cinta va (o intenta hacerlo) más allá del relato. Reygadas hace una película de pocas escenas pero realmente impactante. Hay una intención de crear un filme para impresionar, golpear, enmudecer, intrigar, incomodar, asquear al espectador. Los juegos realizados con el sonido cumplen también con estos propósitos. Batalla en el cielo no es una película fácilmente olvidable.

Sin embargo la construcción de unos cuantos planos interesantes y el hecho de impactar a la audiencia a como dé lugar no asegura una película bien armada. Al contrario, el preciosismo y la pretenciosidad que se vislumbraban en Japón, se desbordan en Batalla... La cinta en su conjunto se vuelve una gran mamada (acepción II). Parece que hubiera una serie de temas por desarrollar que, o bien, eran solo pretextos para crear el resto del argumento o no se supieron explotar. Suponiendo que el plot del niño secuestrado fuera solo un gancho para llevar al espectador a la verdadera motivación de la cinta, no se termina de lograr. ¿Había la intención de mostrar la banalidad de la clase alta de las Lomas con niñas que se prostituyen por diversión? ¿Era la peregrinación a la Basílica una especie de revelación, de redención?

Reygadas no acierta a crear personajes creíbles. Los actores pasan la mayor del tiempo en una pose plana y sin cambio. Hay un cierto guiño a Bresson en este renglón, pero mientras que con él los actores lograban comunicar sus emociones a pesar de sus rostros adustos, en Reygadas se ven acartonados y planos. La emotividad de Marcos al conducir es la misma que cuando se coge a su esposa. Para Ana decirle "te quiero" a Marcos le causa el mismo pesar que convecerlo para que se entregue a la policía.

No, Reygadas está lejos de ser la mamada (acepción III). Batalla en el cielo es una colección de buenas ideas que se quedan atascadas antes de concretar una película. No faltará quien piense que esta cinta revoluciona al cine en México y quiere darle una mamada (acepción I) al director. Yo mas bien creo que pegarle a la mamada (acepción II) no siempre funciona.

viernes, octubre 28, 2005

Comentario multifocal del día (IV):

IV. Pop matters

Primero lo primero. Hoy me levanté como todos los días con Carlos Loret de Mola (desafortunadamente él en la tele y yo en mi cama), quien dio la primicia del año: U2 se ha apiadado de nosotros y ya dejaron atrás las pendejadas de los gorilas de Zedillo Jr. OCESA anuncia que ya están en pláticas para que Bono y compañía vengan el año próximo (esperemos antes de que el país se termine de arruinar) para presentarse en un lugar que podría ser el Foro Sol. La nota en El Universal. Todo el día he estado fantaseando mientras imagino el momento en que podré estar ahí en ese concierto esperado por tantos años.

Segundo punto. Madonna ya sacó el primer sencillo de su nueva producción Confessions on a dance floor llamado Hung up. Ella había dicho que ahora iba a poner puras canciones bailables y definitivamente es una invitación a la pista. La portada y la imagen que maneja para el álbum son de una disco queen total. Madonna al menos ya empezó anotándose un punto a su favor.

Después del tropiezo que implicó American Life, que no es un mal disco, pero fue sacado en el momento inadecuado y con una publicidad que le ayudó muy poco. El video original de American Life era de lo mejor que Madonna había sacado en su carrera: un desfile de modas convertido en parada militar con Madge y compañía haciendo destrozos antes de salir a escena y un final inolvidable, donde ella le avienta a un clon de Bush un encendedor en forma de granada. Desafortunadamente solo pudo ser transmitido una vez pues Madonna tuvo que retirarlo después de las críticas que lo calificaban como una burla a la guerra altamente patriótica que daría petróleo por los siglos de los siglos a Bush y familia. A partir de ahí el disco se fue al caño y el único momento memorable de esa época es el beso con Britney y Christina.

Por eso pareciera que la apuesta en Confessions... es a lo seguro. Nada de política, aunque sí algo de religión (una canción dedicada a un líder cabalista), cero baladas y mucho baile. Hung up contiene un sampleo de Gimme gimme gimme de ABBA y parece que una buena parte de los temas del disco también están sampleados. No sé que tan bien pueda funcionar esto, al menos en Hung up no suena mal pero insisto, es parte de apostar a lo seguro utilizando temas ya probados lo cual quita novedad. Además ya hace 5 años Kylie había hecho un experimento similar con Light years utilizando el I feel love de Donna Summer.

Dicen quienes lo han escuchado, que Confessions... está muy bueno y va a poner a Madonna otra vez en el centro de la pista ahora que Britney anda con depresión post parto y está super gorda (ojalá siga así una década más). Ya también hay quien salió a decir que supera a Ray of light, considerado el mejor disco de Madonna. Habrá que esperar en todo caso al 15 de noviembre al lanzamiento del disco o antes si la piratería logra colocarlo en internet. Hasta el momento parece que sigue estando bien guardado porque solo está disponible el sencillo para bajarse.

Time goes by so slowly...

miércoles, octubre 26, 2005

Comentario multifocal del día (III):

III. La doble vida (por la noche)

Después de la monotonía del trabajo solo queda llegar a la casa para descansar o hacer quehaceres: el super, lavar platos y ropa, planchar y todas esas aburridas tareas domésticas que son necesarias. Sin embargo siempre queda tiempo para ir al cine y vaya que en estos días lo he frecuentado:

Walk on water (Caminando sobre el agua) de Eytan Fox. Primera película de Fox que tiene una distribución más o menos amplia en México. Su anterior Yoshi & Jagger solo ha sido exhibida en la Cineteca Nacional y hasta el momento no sé si habrán más proyecciones en el futuro. Sin embargo ya con esas dos películas ha logrado posicionarse como uno de los cineastas israelíes más visibles del momento.

Walk on water
logra ser una película que funciona bastante bien debido a todo aquello que parece ser y a todo lo que realmente es. Si al principio Fox crea la tensión para hacer que el espectador piense estar viendo una película gay donde uno de los protagonistas es abierto y el otro closetero, hacia la mitad de la cinta empieza a revelarnos sus verdaderas intenciones que van más allá de la posible anécdota romántica. Claro en su mensaje, Fox lanza lo que es una crítica hacia la actitud del pueblo israelí anclado a una imagen de víctima por la que todo mundo debería sentir piedad y muestra su ceguera hacia sus actitudes presentes. Aunque la película es resuelta finalmente de manera edulcorada se agradece el esfuerzo de crear personajes de carne y hueso. Si alguien vio Late Marriage de Dover Koshashvili, podrá disfrutar de nuevo a Lior Ashkenazi. La banda sonora rescata un éxito sesentero en Europa de Abi y Esther Ofarim llamado Cinderella Rockefella (pegajoso y divertido) y también cuenta con una canción muy buena llamada Nashki oti (Bésame) de Sivan Shavit. Ambas recomendables al igual que la película.

Layer Cake (No todo es lo que parece) de Matthew Vaughan. El productor de Guy Ritchie se coloca ahora detrás de las cámaras para dirigir una historia protagonizada por el próximo James Blonde (Daniel Craig). No conozco los dos primeros filmes de Ritchie (Lock, stock... y Snatch, desafortunadamente en un camión tuve que aventarme la insoportable Swept Away) pero supongo van por la misma línea que Layer Cake. Un bribón que al inicio parece más inocente de lo que es termina creando un plan genial donde se sale con la suya (¿será?). El género poco a poco se va haciendo familiar pues cintas como la muy bien armada Nueve reinas de Fabián Bielinsky o la poco vista Croupier (La jugada) de Mike Hodges (en los inicios de Clive Owen) juegan con la idea del criminal improbable, con el consabido twist que debe ser imperceptible. En el caso de Layer Cake dicho giro no me termina de convencer pero debo reconocer lo irónico del desenlace y los recovecos del guión.

Hotel Rwanda de Terry George y The constant gardener (El jardinero fiel) de Fernando Meirelles. Repentinamente Hollywood se acordó que existe un continente llamado África donde también existen seres humanos al igual que en el resto del planeta. Ya Sidney Pollack en pleno verano con Nicole Kidman y Sean Penn había hecho The interpreter poniendo en el centro de su cinta un complot para asesinar a un dictador africano, con una leyenda negra de masacres y donde la gente con SIDA es carne de cañón. Curiosamente las películas que vi tratan de estos temas, aunque Hotel Rwanda es anterior a las de Pollack y Meirelles.

En Hotel Rwanda se relata la historia de un hombre que protegió a cerca de un millar de personas en un hotel de lujo durante el genocidio en Rwanda. La película retrata de manera muy eficaz el estado frágil en el que se encontraba toda esta gente, perseguida por pertener a un grupo distinto de los que conducían la guerra. Lo más indignante es que tal división fue creada por los colonizadores alemanes y belgas, y luego acentuada como una forma de dominación de la población nativa. El filme en este nivel funciona muy bien y Don Cheadle hace un magnífico trabajo con el protagónico. Desgraciadamente hay algunos momentos que caen en el cliché manipulatorio y lacrimógeno (como si la historia no tuviera los ingredientes suficientes para lograr conmover) y la fotografía parece como de un telefilme ochentero. A pesar de esto es una opción interesante todavía en cartelera.

The constant gardener tiene su fuerza ahí en donde los filmes de Pollack y George fallan. Con una fotografía muy del estilo de Cidade de Deus (Ciudad de Dios) que da una sensación de proximidad a la realidad africana y una historia que cuesta trabajo creer sea una ficción (a diferencia de The interpreter donde lo difícil es aceptar su verosimilitud), Meirelles consigue una película más redonda. Ralph Fiennes da una actuación excelente en el papel del diplomático que poco a poco va descubriendo las claves de la muerte de su esposa. El mayor problema con esta cinta son, otra vez, los twists claves. Primero, el enamoramiento de Justin y Tessa (Rachel Weisz) está muy forzado aunque igual y esa parte pueda ser pasada por alto. Sin embargo cuando aparece el sobrino geek de Tessa ahí sí debo levantar la ceja. Desafortunadamente sin esa escena (quiero pensar que es artificio del libro de John Le Carré) el resto de la película no podría sostenerse. Quitando esto la película es de lo mejor que ha aparecido en esta temporada en cine.

Corpse bride (El cadáver de la novia) de Mike Johnson y Tim Burton demuestra por qué el cine de animación tiene a veces más que ofrecer que los actores de carne y hueso. La película de Wallace & Groomit de Steve Box y Nick Park y Howl's moving castle de Miyazaki exhibida hace mes y medio confirman esta afirmación. La cinta de Burton, como la de Box y Park, se va por una historia sencilla intentando contarla de la mejor manera posible. Aunque al principio los números musicales nos podrían anunciar una película a la Disney, sirven para dar fluidez a la narración y no terminan siendo molestos. La animación es impecable y sobre todo la caracterización de cada uno de los personajes. Evitando la versión doblada (invento maligno creada por las distribuidoras) me fui a verla al Diversia de Humberto Lobo que es uno de los dos lugares donde la tienen subtitulada acá en Monterrey (el otro es en Leones). Definitivamente los acentos escoceses y de barrios bajos británicos no tienen comparación y le dan un toque muy divertido a la cinta. Desconozco quién habrá hecho el doblaje en México pero seguramente habrán salido con sus chistes sosos típicos de la barra cómica de las diez de la noche o hablando con acento chilango-tepiteño. Háganse un favor y veánla subtitulada a ver si las distribuidoras entienden algún día que existe un público adulto que ve películas "infantiles" y desea escucharlas en su idioma original.

Este jueves hay ciclo Coppola en Relaciones Culturales. Pondrán One from the heart una de sus cintas menos conocidas y creo que no estrenada en México. Subtítulos en inglés.

martes, octubre 25, 2005

Comentario multifocal del día (II):

II. La doble vida (en el día)

Si mi trabajo fuera un padecimiento mental sería un trastorno bipolar. Hay días, incluso semanas, en donde no pasa nada en absoluto y me la paso leyendo diccionarios (American Heritage y Random House's Webster) ya que no tengo acceso a la red. En otras ocasiones hay que lidiar con gente que supuestamente estudió una ingeniería pero que necesitan toda una explicación para entender que la corriente se mide en amperes y no en volts o que el polietileno es más común que la clamidia. Creen que hago milagros aplastando botones a los equipos y que de manera mágica descubro todos los secretos de la materia. Si fuera así podrían haber contratado un mono para que les hiciera la chamba. Mi actividad principal es interpretar y ahí es donde topo con pared con el resto de la planta.

Ocasionalmente ocurren algunos acontecimientos que me sacan de la rutina. Uno de ellos es el haberme enterado que uno de los técnicos del área se dedica al comercio informal de estimulantes. Es especializado porque solo vende coca. Cuando se me ocurrió preguntarle si me podía vender mota se me quedó viendo con cara de yo no vendo pasto. Me ofreció de su mercancía pero yo no le entro a la coca.

Hace unos días llevaba una cantidad respetable que decía iba a vender en 400. Ya tenía comprador. Antes de darla tiene a su catador que es otro de los técnicos. Es fácil reconocerlo porque después de probarla se lame mucho los labios y a veces le queda algo de polvo blanco en la cara. El chavo que la vende me dijo que si había manera de saber qué tan pura era. Le contesté que sí, que con el equipo que tengo se puede saber fácilmente si viene contaminada e incluso saber con qué.

Nada más falta que me lleve una muestra para la próxima vez que vaya a vender.


domingo, octubre 23, 2005

Comentaro multifocal del día de hoy (parte 1):

I. Epílogo a la Feria del Libro.

Como era de esperarse no compré ni todo aquello que quería, ni lo que compré era lo que en un principio deseaba. Me habían ganado Hiroshima mon amour, Noticias del imperio estaba carísima y en una edición muy maltratada y en Paidós ya ni me quise aparecer. Agregué un libro que narra el paso de la alquimia a la química, de la colección La ciencia para todos del FCE que tiene volúmenes muy amenos. No hubo lana para Frazer a pesar que el descuento era interesante pero de ahí en fuera todo estuvo en lo proyectado: Jelinek, Ibargüengoitia, Sontag, la historia de Nuevo León...

También salí con algunos libros que no tenía proyectado comprar pero valía la pena porque los encontré en una ganga: las Cartas de relación a Carlos V de Hernán Cortes y la Brevísima relación de la destrucción de las Indias de Bartolomé de las Casas. Supongo que fue el efecto de haber leído esa frase que Andrew Jackson le dedicó a los indígenas cuando los corrió más allá del Mississippi: "mientras la hierba crezca y el agua fluya esa tierra les pertenecerá".

Lo que sí resultó una sorpresa para mí fue encontrarme el Understanding movies de Louis Gianetti en 200 pesos. Es la novena edición (ya salió la décima) y tiene a Russell Crowe en Gladiator como portada lo cual no me es muy agradable (la décima tiene a Sean Penn en Mystic River aunque pudo haber sido peor cuando la portada eran Jack y Rose de Titanic). Iba a ser difícil volver a encontrar una oferta así en un libro que es básico para conocer la terminología del cine. Una de las maravillas de ese libro es el análisis que tiene de escenas clásicas como la persecución del avión a James Stewart en North by Northwest de Hitchcock (otra de esas que tengo en DVD y no he visto).

También aproveché para participar como monje copista en el manuscrito del Quijote. Haciéndola de Pierre Menard me tocó copiar la página 904 ambientada en uno de mis episodios favoritos: Sancho Panza como gobernador de la Ínsula Barataria. Ahora habrá que estar pendiente de su exhibición.

jueves, octubre 13, 2005

Comentario del día sobre olvidos que me llevan a recuerdos: En mi lista de ayer faltó incluir Estas ruinas que ves de Jorge Ibargüengoitia. La historia sobre los pueblos de Cuévano y Pedrones es una sátira de la vida en el Bajío, de Guanajuato y León. Tengo mucho de no leer algo de Ibargüengoitia y sería buena idea retomarlo para (re)conocer esos lugares, especialmente el segundo.

Pueblo, rancho, caserío ínfimo travestido de ciudad el Pedrones de inicios del siglo XXI es uno de los lugares que ocupa por una parte un lugar detestable en mi memoria, pero también ahí se quedaron muchas personas queridas para mí. La peste de las tenerías, del valle polvoso y del cuero decadente me provoca naúsea con el simple hecho de llegar. El viento seco aunado al sol quemante me deja la piel como un rompecabezas. La razón principal para regresar a Monterrey fue la naúsea, la sensación de atasco, la urgencia de dejar León donde el adjetivo provinciano asoma sus bordes más nefastos.

No era una sensación solitaria. La mayoría de las personas con las que entablé relación en León estaban en trámites para partir de ahí. Uno de ellos alguna vez me dijo que en esa ciudad los planes se frustraban, los negocios naufragaban a la mitad y las relaciones se condenaban a no prosperar. Ninguno era gente de fuera: todos habían nacido o crecido como leoneses. Estaban hartos de su propio lugar.

Alguien de fuera pudo atisbar un poco de esa experiencia aplastante que es pasar un tiempo en León. La anécdota en el blog de Kurenai. Viaje ilustrado e ilustrador.

También está la otra cara con acontecimientos y quereres de esos para recordarse y conservarse por mucho tiempo. No olvidaré aquel viaje a La Manzanilla, ni el fin de semana insomne en Guanajuato. Me queda también el cineclub, el camino de la Obrera a los Paraísos, las clases de ruso y Rusia, las grabaciones de Coco Legrand, el té de las últimas tardes. Permanecen todos aquellos con quienes esas experiencias fueron compartidas aunque ahora estemos en muy distintos lugares.

A Ibargüengoitia me lo topé (mas bien, nos lo encontramos Víctor y yo) una vez caminando por el jardín de la Presa de la Olla. Nos tomamos una foto a su lado y lo dejamos solo en esa tarde de domingo frescosoleado de febrero. Ahora descubriré su Pedrones.

miércoles, octubre 12, 2005

Comentario del día sobre dilemas librescos: Esta semana es la Feria del Libro en Cintermex y ya me he ido a dar la vuelta para ver con qué libros aumento mi colección y reservo material para leer en los próximos meses. Lo que adquiero tiene que ver con las obsesiones que traiga y que en este año se pueden resumir en: historia, mitos, Estados Unidos, cine, autores mexicanos, lecturas en francés, Nuevo León y Monterrey. Claro que las compras dependen del presupuesto, por lo que de la multitud de libros que deseo leer solo algunos serán escogidos desgraciadamente.

A pesar que las ferias son hechas para vender los libros a bajo precio, en Monterrey la palabra barato es prácticamente inexistente. Exceptuando los clásicos módicos que se venden en Castillo o los de la colección de Joyas del Milenio (entre 10 y 30 pesos) es poco frecuente encontrar volúmenes a menos de 100 pesos. Punto de Lectura es una buena opción para ediciones que generalmente salen arriba de los 250 y que pueden abaratarse alrededor de los 70. Un ejemplo de encarecimiento exagerado lo vi cuando encontré Imágenes del silencio de Jordi Balló, libro magnífico y de fácil lectura para introducirse en los motivos visuales que se repiten en el cine. Hace un par de años se lo encargué a los xalapeños exiliados en Barcelona y allá en FNAC salió en 15 euros. Acá está en 350 pesos. O sea, al doble. Por eso la labor de scouting en la feria debe ser minuciosa y es conveniente llevarse una hoja y algo con qué apuntar para poder encontrar el mejor precio y lugar.

Deberé por tanto abstenerme de comprar la enésima edición del Caldo de pollo para el alma, alguno de los múltiples ensayos que develan el misterio (¿hay alguno?) del Código da Hueva, perdón Código Da Vinci, descubrir (¡oh la Iluminación!) cuál es el octavo hábito de Stephen Covey al que le dedica ¡¡un libro entero!! (lo siento por los alumnos de las clases de Liderazgo en el Tec pues tendrán que adentrarse en estos mares profundos) o perderme de la infinita sabiduría de esos mesías posmodernos apellidados Bucay, Coelho o Sánchez Carlos Cuauhtémoc.

Por lo pronto ya tengo mi lista de deseos. El sábado me lanzaré al ataque:

- La otra historia de los Estados Unidos de Howard Zinn (Siglo XXI). Este ya lo compré porque me había quedado con muchas ganas de tenerlo desde la feria pasada. Lo estoy leyendo y francamente me ha impresionado. Con lo que llevo ya llegué a los primeros años después de la independencia y confirman mi idea que las revoluciones son solo formas de desplazar una burguesía para poner a otra. Temas manejados de manera novelada en La región más transparente de Carlos Fuentes, El Gatopardo de Giuseppe de Lampedusa o El siglo de las luces de Alejo Carpentier, en Zinn aparecen vivamente. Utilizando citas de personas que vivieron en aquellas épocas, muestra cómo el cambio significó la manera de dejar las cosas mayormente como habían sido desde el principio pero ahora apoyándose una base social más o menos amplia con privilegios aparentemente amplios pero limitados. Algo así como el Estados Unidos de hoy.

- Noticias del imperio de Fernando del Paso (Diana). 50% de descuento es un buen aliciente para comprar un libro que desde hace mucho tengo ganas de leer. ¿Cómo será ver aquellos días de la aventura francesa en México a través de una Carlota delirante pero más lúcida que nunca?

- Breve historia de Nuevo León de Israel Cavazos (FCE). La razón es simple: conjuntar obsesiones.

- El folklore en el Antiguo Testamento de James Frazer (FCE). Víctor me ha recomendado ampliamente La rama dorada (que tampoco he leído), pero creo que primero me aventuraré por Israel y todo el Oriente antes de llegar a los bosques de Nemi.

- Los de abajo de Mariano Azuela (FCE). Solo por que sí.

- La pianista de Elfriede Jelinek (Plaza & Janés). El Nóbel sirvió para que aparecieran las traducciones de la obra de Jelinek acá en México. La película homónima de Michael Haneke me encantó y La Jornada ha tenido el acierto de publicar fragmentos de la prosa de Jelinek. ¿Cómo será conocer a Erika Kohut en papel?

- La guerra del fin del mundo de Mario Vargas Llosa (Punto de Lectura). Víctor (again) me dijo que si alguna vez decidía leer algo de Vargas Llosa empezara con esta novela. Probablemente le haga caso.

- En América de Susan Sontag (Punto de Lectura). Habiendo leído los ensayos sobre la enfermedad de Sontag me llama la atención adentrarme a su parte novelística. Especialmente antes que salga la película probablemente protagonizada por Isabelle Huppert.

- Los miserables de Víctor Hugo (Punto de Lectura). Una de esas novelas que siempre he querido leer pero por una u otra razón no lo he hecho. Tal vez ya es tiempo de hacerlo.

- Vislumbres de la India de Octavio Paz (Planeta). Hace poco me topé con un fragmento donde Paz comparaba la riqueza de los currys de la India con la variedad de moles en México, aunque hablando de curry parece haber cientos de combinaciones. Ya con eso tengo para querer leer el libro entero.

- Hacer una película de Federico Fellini (Paidós). Si alguien se lleva el premio a la editorial más cara es Paidós. Desconocen la existencia de algo que cueste menos de 200 pesos. Sin embargo tienen unos libros fabulosos con los que me dan ganas de furnish my own library y prize them above my dukedom. Entre ellos hay una colección de textos cinematográficos de los cuales Vero me regaló uno de Truffaut y otro de Fassbinder (conseguidos en Argentina donde están mucho más baratos). También están los dos tomos de ensayos de cine de Gilles Deleuze pero cada uno cuesta cuatrocientos. Prohibitivos, así que me quedaré con Fellini. Los otros que me los saque Boigen de la biblioteca del Tec cuando los comunicólogos no los apañen.

- Hiroshima mon amour de Marguerite Duras (Alianza Francesa). La Alianza es visita y compra obligada para mí. Me sirve para no perder la práctica y además cada año van ampliando su catálogo. Este año me encontré Hiroshima... oportunidad que no despreciaré. La francesa que me estaba haciendo labor de convencimiento también me recomendó Tartarin de Tarascon de Alphonse Daudet. Tal vez para la próxima, cuando termine de leer las Lettres de mon moulin.

Agregaría las Historias tanto de la sexualidad como de la locura de Foucault (FCE) y una serie de tres tomos sobre la identidad de Francia escritos por Ferdinand Braudel localizados en Gredos quienes compiten con Paidós por ver quién exprime más. También quedan las sorpresas y los libros baratos de última hora.

Este sábado me sentiré como ñora regia en el fin de semana de free taxes de McAllen.

lunes, octubre 10, 2005

Comentario descriptivo del día: Hace unos días seguía con la intención de seguir haciendo la recapitulación de las películas y situaciones que me han acontecido en los meses de agosto y septiembre, pero entre que mi computadora se traba y los comentarios se pierden y que francamente me da flojera hacerlo he decidido suspender y continuar a partir de lo inmediato. He entendido que es mala idea publicar en el blog noticias que ya dejaron de tener su frescura.

Sin embargo pondré un resumen de lo que quedó en el tintero. Mi aventura en el Ruta 1 se origina un sábado que Boigen y yo fuimos a comer un restaurante de comida china en Escobedo y 5 de mayo. No recuerdo bien el nombre del lugar pero estuvo delicioso. Yo pedí un pollo agridulce que al parecer era uno de los platillos preferidos porque en casi todas las mesas había uno. Estaba bañado en una salsa espesa, morada y con un sabor de esos que te dejan con ganas de más. Boigen ordenó un chop suey muy abundante en verduras. Al salir de nuestra comida fuimos por un helado al Sultana de Juárez y Padre Mier y de ahí nos dirigimos a Pino Suárez a tomar el camión de regreso a la zona del Tec.

Ese día había partido de Rayados así que cualquier autobús que vaya por las cercanías del estadio viene repleto de fanáticos. Como vivimos aislados de todo acontecimiento futbolístico no pudimos prever el desastre. De pronto nos encontrábamos copados por un montón de adolescentes que ya iban tarde para el partido y entonaban canciones homoeróticas que decían algo como "se la voy a meter al tigre por detrás" o "a todos los tigres me los voy a empinar". Los estribillos aumentaban en fuerza y emoción cuando entramos a la colonia Independencia. Para quien no lo sepa la "Indepe" es territorio tigre en su mayoría por lo que el odio rayado se exacerba. Incluso siguiéndose derecho por Pino Suárez y justo después del templo de los mormones hay una casa pintada totalmente Tigre y orgullosamente perteneciente a la porra de los "Libres y Lokos". No sé si los que venían conmigo eran "Adiktos" (el equivalente en Rayados) pero hacían todo por parecerlo.

Los choferes de los Ruta 1 deben encomendarse a todas las divinidades y fuerzas sobrenaturales de este universo cada vez que hay un partido en el Tecnológico. Esto porque los fanáticos brincan, fuman, hacen piruetas, gritan y echan madres contra todo el que pasa. Si trae playera de Tigres es peor y corre uno el riesgo de que se agarren a darse en toda la crisma ahí mismo. A mí por poco y me golpea un proyectil, probablemente una bolsa llena de hielo, que aventó alguien en la banqueta y por poco se mete en la ventana donde yo venía. Afortunadamente faltaba poco para salir de la Indepe y conforme uno se acerca más al Tecnológico los ánimos se calman por la presencia de patrullas. Claro que eso es relativo considerando que un camión pueden venir al menos 20 hinchas contra un par de policías estacionados en la calle.

Ya en el Tec en territorios un poco más seguros nos bajamos. Al menos se portaron pacíficamente con los que veníamos en el camión pues Boigen y yo pudimos salir tranquilamente. Nunca, nunca más subiré en un camión en un día de futbol.

Quiero seguir escribiendo más pero ya es muy tarde y todavía tengo problemas con el sueño. Mañana es el final de Desperate Housewives para quienes la siguen por el 7. Ya estoy esperando que anuncien la temporada en Sony porque no faltaba quien saliera a contarme algún detalle inesperado. En estos momentos prácticamente ya conozco más de 2 acontecimientos decisivos que sucederán en el final lo cual no me es muy agradable. Sin embargo esperaré a ver si alguna sorpresa me han dejado mis spoilers (in)voluntarios.

Agregué un banner de un sitio llamado TwoFifty.org. Creado por un joven de Flandes que no tenía nada más interesante que hacer, registra las películas del top 250 de imdb que he visto. Hasta el momento voy a la mitad con 125 pero con mis nuevas adquisiciones estaré cerca de las 140. Al darle click aparece la lista.

Oh lucky lucky, you're so lucky - Franz Ferdinand

jueves, octubre 06, 2005

Un año en Monterrey... otra vez.

Eso implica que ya voy casi a la mitad pero todavía no tengo plan de salida.

¿Me esperaré al incendio para tomar la de emergencia?