viernes, septiembre 15, 2006

¡¡¡Viva Iturbide!!!

Llegamos al 15 de septiembre y ya los xalapeños en Barcelona se van a ir a una plaza que es "como Garibaldi" según ellos y yo me iré a Allende a una carne asada.

La verdad es que quienes conocen mi ánimo hogareño comprenderán que me da flojera salir y más en estos días. Afortunadamente con quienes voy a Allende no somos de los que ponemos a José Alfredo, ni a Chente ni nos sale lo mexicano en estos días. Personalmente el Grito se ha vuelto como la Navidad para mí: una celebración sin sustento ni sustancia y solo un pretexto para salir de la rutina diaria.

En las escuelas primarias del país debería llevarse una clase que se llamara Mitología mexicana, para que como pasa con los Reyes Magos años después se cuente la verdad. Ya en secundaria podría haber una Historia de México que les contara los pormenores de nuestros héroes de mármol.

Festejamos el Grito el día 15 no porque el Presidente tenga que dormirse temprano, sino por una cuestión relacionada con el santoral. Hoy es día de San Porfirio, y sí, hoy es cumpleaños (si viviera) de Don Porfirio. Él instauró la costumbre del Grito el 15 de septiembre para, de paso, celebrar su cumpleaños en Palacio Nacional.

Miguel Hidalgo dio su propio grito (que no era para pedir la independencia propiamente) el 16 de septiembre en algún punto de la madrugada de ese día. Habiéndose descubierto la conspiración de Querétaro la rebelión se adelantó a septiembre cuando originalmente se había planeado para el 2 de octubre. Y digo que Hidalgo no peleaba propiamente por la Independencia pues en realidad lo que estaba luchando era para no perder sus privilegios.

Para estar un poco más enterados, Hidalgo además de sacerdote era un rico terrateniente de Guanajuato. Poseía plantas de morera (para alimentar gusanos de seda) y telares. Sin embargo dada la situación económica de España en esos tiempos a las Colonias se le impidió producir ciertos productos para favorecer a la metrópoli, entre ellos la seda. Aunado a esto la inminente invasión napoleónica a España y la debilidad del rey Fernando VII la conspiración de Querétaro aglutinó a una serie de personajes que no querían ver sus industrias destrozadas. No es casualidad que en esos tiempos Querétaro y Guanajuato fueran las intendencias más ricas de la Nueva España.

En Guanajuato no solo la minería era la actividad primordial sino todos los procesos colaterales. Gracias a eso surgieron poblaciones que ahora son los mayores centros urbanos del Bajío con la orientación de ser lugares proveedores de la metrópoli local que era la ciudad de Guanajuato. La industria zapatera de León tiene su origen en las curtidurías coloniales que se dedicaban a fabricar cuero para hacer los fardos donde se cargaba el mineral de las minas.

Como todos sabemos la lucha de Hidalgo fracasó luego de organizar un gobierno provisional en Guadalajara. La abolición de la esclavitud que tanto se le reconoce en sí no tuvo mayores efectos prácticos y en los términos planteados solo marcaba un cambio cosmético hacia una nueva forma de servidumbre. Acorralado por las fuerzas virreinales, Hidalgo terminó huyendo hacia Chihuahua donde fue apresado y posteriormente muerto.

La conciencia de independencia no viene a cristalizarse sino hasta la aparición de Morelos quien logró organizar una resistencia un poco más duradera que la de Hidalgo. Es en lo que se conocería como la Constitución de Apatzingán y los Sentimientos de la Nación cuando aparece la noción de la América Española como un ente distinto a la península. Sin embargo el movimiento de Morelos también pudo ser sofocado y en su lugar quedaría una guerra de guerrillas fragmentada y ligeramente cohesionada en torno a Vicente Guerrero.

Para cuando se consumó la verdadera independencia de México fue en 1821. Ante una clase criolla que cada día era más dominante, surgió la necesidad de liberarse de España para acabar con la preferencia de los peninsulares en la administración de la Colonia. Igualmente, con la restauración de Fernando VII y la suspensión de la Constitución de Cádiz los criollos sentían amenazadas las posiciones que habían adquirido durante la ocupación napoleónica. La consumación se gestó como un movimiento desde arriba y, de nuevo, para conservar privilegios.

Es así como surge la figura de Agustín de Iturbide quien lograría una alianza con las fuerzas de Guerrero (el abrazo de Acatempan en las estampitas oficiales) para acabar con los pocos focos de rebelión que quedaban. También Iturbide negoció con el último virrey (Juan O'Donojú) que acababa de llegar de España para poder declarar a México como nación independiente. El 27 de septiembre con la entrada del llamado Ejército Trigarante en la ciudad de México (que fue más bien un desfile) es cuando la Nueva España se convertiría en México.

Probablemente menos romántica que la historia del Grito, la Consumación debería ser festejada como la fecha de Independencia en México. Y en lugar de gritar vivas a Hidalgo en primer lugar deberíamos dárselas a Iturbide, a quien la historia oficial ha tratado con la punta del pie.

jueves, septiembre 14, 2006

Radiohead: Vuelta al pasado

Llegué a Radiohead en el único intento serio de suicidarme. Una de las últimas imágenes antes de esas pastillas de Lexotan que solamente me dejaron atontado había sido un poster anunciando en el Café Iguana un tributo a Radiohead en ese día de febrero del 2001. Días antes me habían estado pasando unas canciones y en ellas iban Optimistic, Karma Police y Paranoid Android. Justo antes de las pastillas había terminado de escuchar Karma... Por eso la nombré en el recuento que hice con motivo de mis 25 años "la canción perfecta para suicidarse".

Como no morí y desde entonces he seguido haciéndome cargo de mi vida me quedó la huella indeleble de Radiohead. Poco tiempo después compraría el Amnesiac con su delirante Pyramid song, la muy rítmica Knives out, el Morning Bell un poco menos recargado que en el Kid A, el Hunting bears gélido y por supuesto el sonido funeral de Life in a glass house.

No es que Radiohead haya sido desconocido para mí. Como todo adolescente noventero escuché hasta el cansancio Creep (razón por la cual solo la puedo digerir ahora en medio de una borrachera) y en algún momento de las Noches de Sensación en la radio del mismo apellido (aquellos días del Pollo y el Pavo que los xalapeños podrán recordar) disfrutar del de High and Dry de The Bends. Después de eso Radiohead dejaría de existir para mí. El lanzamiento del OK Computer me pasaría de noche y volvería a saber de ellos hasta los tiempos del Kid A.

Con Idioteque y jarras de cerveza en el Iguana, o mas bien, tequila Orendaín con squirt 2x1 les retomaría el camino que me llevaría a esa tarde de febrero. Y así ha sido hasta el domingo pasado cuando vi por fin los CD's que me faltaban del grupo en rebaja. Imposibles de llegar a 99 pesos (como si fueran DVD's de Kubrick)... los alcanzaron el fin de semana anterior. Por fin tendría el The Bends y el Kid A más el nuevo disco de Thom Yorke. El Pablo Honey prefiero olvidarlo porque es como si no existiera.

Escuchando ahora sí en su totalidad The Bends y saltando al Kid A puedo darme cuenta de lo limitado que es el Hail to the thief. No es un mal disco pero sí se queda corto. Hay canciones que me gustan de él pero como conjunto no logra cuajar lo cual sí lo hacen los álbumes anteriores. Por eso The Eraser de Thom Yorke da nueva luz de lo que podría sacar Radiohead en su nueva producción. Concebido inicialmente como un "disco de laptop", The Eraser puede representar un nuevo punto de partida.

La inundación de guitarras que se vive en el The Bends junto a una relativa claridad de las letras daría paso la casi perfección del OK Computer ya en terrenos más oscuros y metafóricos. La dupla Kid A/Amnesiac revelería probablemente el lado más arriesgado que le hemos escuchado al grupo mientras que Hail to the thief vendría siendo un repaso de todas estas épocas.

Radiohead y la banda sonora de la mitad de mi vida. Aún cuando OK Computer sigue siendo mi preferido, las notas de My iron lung y Planet Telex me hacen regresar a hace poco más de una década, a volver al pasado, a las tardeadas noventeras y a las noches en las que me dormía escuchando el radio.

lunes, septiembre 11, 2006

Recuento II: No hay recuento

Hace tiempo en esto de la blogueada debí haber aprendido por lo menos dos lecciones:

  1. No postear después de las 12 de la noche (tal como lo estoy haciendo)
  2. No postear eventos que me pasaron hace un semana, un mes o un año intentando retomar el hilo de lo que venía contando.
Esto viene a cuento porque no sé por qué razón le puse un título tan raro y falto de significado a mi post anterior. Supongo que en el momento de hacerlo tuvo sentido. Días después un hoyo negro neuronal ha aparecido y no sé qué es lo que quería dar a entender. Tal vez mi "falta de fe" en la informática.

Segundo, como dijera José José ya lo pasado pasado, así que no hay necesidad de recontar nada. Lo que no se escribió en su momento quedará así.

Hoy estoy con ánimo de listas:

  1. David Lynch dejó a todo mundo con una ? en la cara después de presentar Inland Empire en Venecia. Según él la película hace sentido de manera perfecta mientras que un reportero le pregunta por su salud mental. ¿Estaremos ahora sí ante una película absolutamente inentendible de "el único cineasta metafórico de Norteamérica" como Greenaway le ha llamado?
  2. Esto lo digo porque en algún tiempo presumía de haber entendido Mulholland Dr. a la primera y podía reconstruir la historia desde un primer elemento temático (la conversación del personaje cejudo en la cafetería). Pero ahora con los rumores sobre Inland Empire: bailarinas a ritmo de Locomotion, subplot en Polonia y mujer en problemas que va a hacer una película en Hollywood parece que solo queda rendirse al sin sentido.
  3. The Fountain de Darren Aronofsky sin premios y abucheada por una parte del público mientras que la otra ha quedado sin palabras después de verla. ¿Será que estaremos llegando al final de la época dorada de los nuevos niños genios del cine gringo?
  4. Esto lo digo por la recepción similar que tuvo la versión popera de Marie-Antoinette de Sofia Coppola en Cannes o el aburrimiento masivo que provocó Southland tales de Richard Kelly. Sumando esto a la casi inactividad de Paul Thomas Anderson en esta década y al pobre resultado de The life aquatic de Wes Anderson... ¿habrá que esperar a que un guión de Charlie Kaufman los salve?
  5. Yo solo espero que haya un estreno próximo, al menos el de Marie-Antoinette.
  6. Hablando de películas por ver hay que prestar atención a The Queen con Helen Mirren. Su reconocimiento en Venecia es algo que quienes la hemos visto en pantalla sabemos que tenía merecido desde hace mucho. ¿Cómo no olvidarse de ella como la Sra. Spica vestida en Jean-Paul Gaultier y engañando a su marido desde la cocina en The cook, the thief, his wife and her lover?
  7. De quien sí me sorprendí fue de Ben Affleck llevándose el premio al mejor actor y sobre todo porque representa a ¡¡¡Superman!!!! No exactamente pero sí a George Reeves quien dio vida al Hombre de Acero en una de las versiones televisivas del cómic.
  8. Pero obviamente no hay sorpresa cuando se premia al Chivo Lubezki por fotografía. Children of Men de Cuarón también será un estreno a esperar.
  9. Lo que sí me preocupa y me extraña un poco son dos películas en filmación... o ¿debería decir 3?
  10. My blueberry nights va a ser la próxima cinta de Wong Kar-wai y estará filmada en Estados Unidos con actores angloparlantes. No habrá Tony Leung, ni Maggie Cheung, ni Gong Li ni ninguno de esos fabulosos actores chinos a los que nos tenía acostumbrados. Más aún, parece que Wong está trabajando con un guión preestablecido puesto que está basado en una novela del mismo nombre. Y también es la primera película que hace sin Christopher Doyle en la fotografía después del desencuentro que tuvieron en la filmación de 2046. No habrá dama de Shanghai con Nicole Kidman por un buen tiempo.
  11. Michael Haneke planea volver a filmar Funny Games en Inglaterra y con Naomi Watts como protagonista. Si bien algunos otros directores como Hitchcock y Ozu han vuelto a filmar sus propias películas me pregunto cúal será la necesidad de Haneke de volver a hacer una de sus películas más perturbantes.
  12. Y por último, la tercera. Lars von Trier está a punto de terminar su segunda película totalmente Dogma 95 que según sus productores e IMDB será una comedia (lo cual en términos de Lars es alguno muy relativo porque en cierto sentido también Dogville pertenecería a este género). La cuestión es que Lars no ha logrado afinar la idea de Wasington el cierre de la trilogía USA: Land of Opportunities y mientras tanto filmó otra cosa en lo que la inspiración llega.
  13. Ya no escribo el trece porque es de mala suerte pero si no vieron "La muerte del señor Lazarescu" en Cineteca este fin de semana se perdieron de una de las cintas mejor logradas que han llegado este año a las pantallas.